El desmontaje de una estatua consagrada a monseñor Oscar Arnulfo Romero, a pocos días de su canonización, indignó en El Salvador a quienes lo considera una afrenta al obispo mártir.


El incidente ocurrió en Ciudad Delgado, gobernada por el derechista partido Arena, cuyo fundador, el mayor Roberto D'Aubuisson, es señalado por informes internacionales como autor del magnicidio de Romero.

El pretexto presentado por la alcaldía de retirar la imagen del beato para supuestamente mejorar su visibilidad, no convenció a la ciudadanía, que tomó las calles y las redes sociales para denunciar el hecho.

Fuentes cercanas a la comuna de Ciudad Delgado desmintieron que el edil Elmer Cardoza tenga verdaeras intenciones de restituir la estatua, cuyos brazos fueron cercenados ya.

Las autoridades locales insisten en que la plaza dedicada a Romero será intervenida para los actos religiosos del próximo domingo en el Vaticano, donde será elevado a los altares el religioso asesinado en 1980.

En las redes sociales, los salvadoreños reaccionaron con mucha indignación.


 

DE INTERÉS

El país refleja una tasa promedio de crecimiento del 2,4 % anual

El Salvador continua en la ruta del crecimiento económico, la cual se ve reflejada en una…

completo

 

 

HOLA