Organizaciones sociales salvadoreñas se concentraron frente a la embajada de Honduras en El Salvador, para denunciar los atropellos continuos de las dictadura de Juan Orlando Hernández y demandar juicio inmediato a los autores intelectuales del asesinato de Berta Cáceres.


Berta Cáceres fue asesinada en la madrugada del jueves 2 de marzo de 2016, en su casa de habitación en el departamento La Esperanza, al oeste de Honduras.

Las autoridades hondureñas tipificaron originalmente el crimen como un intento de robo y luego como un crimen pasional, pero se sabía que el motivo del asesinato fue su férrea oposición al proyecto hidroeléctrico Agua Zarca, operado por la empresa DESA, que afectaría de manera negativa por no haber considerado que era un lugar sagrado para las comunidades Lencas por ser un bien común vital para su existencia.

Las organizaciones manifestaron que el asesinato de Berta Cáceres es emblemático de un patrón de persecución contra defensores ambientales y de derechos humanos ha incrementado paulatinamente en la región Centroamericana en la última década.

Según un reporte de la organización Global Wltness publicado en 2017, Honduras, Guatemala, Nicaragua y México se encuentran entre los diez países con la más alta criminalización sistemática a los defensores ambientales y la más alta negligencia ante las denuncias por persecución por entes no estatales. 

Por ello expresaron a la opinión pública que desde el golpe de estado contra el presidente Manuel Zeleya en 2009, Honduras se ha convertido en una dictadura que implementa políticas brutales de medidas económicas neoliberales orientadas a privatizar el patrimonio del estado y despojar a los bienes comunes de sus guardianes ancestrales, desde ese entonces el país Hondureño se ha convertido en uno de los más violentos del mundo y el más violento para defensores de los derechos humanos.

También, aseguraron que la prueba de esto es la reciente usurpación de la presidencia por Juan Orlando Hernández, quien lidero una campaña política inconstitucional en noviembre de 2017 con apoyo militar y el gobierno de los Estados Unidos, y que ha dejado más de 40 asesinatos , 600 presos políticos y decenas de desaparecidos.

Ante la inseguridad que se vive en Honduras para los defensores de los derechos humanos las Organizaciones sociales salvadoreñas expusieron lo siguiente:

-Justicia para los autores intelectuales de la ambientalista Berta Cáceres
-Responsabilidad a Juan Orlando Hernández por la persecución política a los Hondureños
-Denuncia a las entidades competentes que velan por los derechos humanos
-Solidaridad y apoyo al pueblo Hondureño para lograr restablecer la paz en ese país.


 

Webp.net gifmaker

 

 

DE INTERÉS

Turismo alcanza las cifras más altas en la historia de El Salvador

En 2017, el turismo dejó al país ingresos por un monto de $1,265.1 millones, las cifras…

CAMAPAÑA POLVORA

completo

 

 

HOLA