El Ministerio de Salud y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), realizaron el foro “Avances y desafíos en los derechos e igualdad en la salud de las mujeres”.

Foto VD/ Al centro, Ministra de Salud, Violeta Menjívar.Foto VD/ Al centro, Ministra de Salud, Violeta Menjívar.


En el marco del Día Mundial de la Población, el Ministerio de Salud (MINSAL) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), realizaron el foro “Avances y desafíos en los derechos e igualdad en la salud de las mujeres”

“Es un buen día para conmemorar el Día Mundial de la Población en este foro, que se va a referir a avances y desafíos en los derechos e igualdad en la salud de las mujeres, donde se tratarán temas importantes de cómo marchan en nuestros países los indicadores de la salud en favor de las mujeres, avances de la situación del embarazo adolecente, vamos a ver el tema de las uniones tempranas de los matrimonios infantiles”, dijo la Ministra de Salud, Violeta Menjívar.

Durante el evento la ministra externó su preocupación ante las cifras alarmante de niñas y adolecentes embarazadas a temprana edad.

“En el año 2015 andaban cerca de 25 mil niñas y adolecentes embarazadas; de esas 25 mil, en el año 2015 cerca de 1,500 fueron niñas entre 9 a 14 años”, informó la titular de Salud, al explicar que con los esfuerzos que se están ejecutando en el 2016, se registraron 3,500 embarazos de adolecentes menos en comparación al 2015.

“En las estadísticas del 2016, hay 3,500 embarazos de adolecentes menos, hay una disminución del 30 por ciento”, puntualizó Menjívar, quien reitero que se están realizado grandes esfuerzos para revertir esta problemática.

Menjívar dijo también que "el 85% de Niñas y Adolescentes embarazadas abandonan sus estudios antes de ser madres".

Ante esta realidad, la Ministra de Salud destaca la necesidad de contar con educación integral sexual para la vida.

El Representante del Fondo de Población de las Naciones Unidas, Hugo González, afirma que "lo que han vivido estas niñas y adolescentes podría haber sido diferente si ellas hubiesen tenido herramientas educativas, para empoderarse y denunciar o discernir situaciones de riesgo”.

Consideró que “serian historias diferentes si la sociedad no tolerara tantas forma de violencia en contra de las niñas y las adolescentes. Muchas historias serían diferentes si comenzara a cambiar el marco legal para prohibir el matrimonio infantil, haciendo valer el interés superior de la niña.

Ambos coincidieron en la necesidad de que los embarazos en niñez y adolescentes sean abordados como una problemática que afecta a la sociedad en su conjunto y que perpetua el ciclo de pobreza de muchas familias.


 

 

 

DE INTERÉS

Viraje de Arena responde a resultados de las encuestas

El viraje del partido Arena, anunciado por el presidente de ese partido, Mauricio…

MÁS VIDEOS