La representante diplomátrica de China en El Salvador volvió a aclarar al presidente electo, que el gigante asiático no mantiene una actitud intervencionista en otros países con los que mantiene relaciones diplomáticas y lo exhortó a mantener la actual relación bilateral.

Al centro, Embajadora de China en El Salvador, Ou Jianhong, con estudiantes que recibieron computadoras.Al centro, Embajadora de China en El Salvador, Ou Jianhong, con estudiantes que recibieron computadoras.


En el acto de entrega de 15,000 computadoras donadas por República Popular China al Gobierno y pueblo de El Salvador, la embajadora Ou Jianhong, aseguró que "el pueblo chino alberga la amistad y solidaridad al pueblo salvadoreño y está dispuesto a ofrecer ayuda sincera y desinteresada a El Salvador".

"Lo que trae China al pueblo salvadoreño es respeto sincero, oportunidad de desarrollo y futuro más promisorio", dijo Ou en respuesta a declaraciones de Nayib Bukele en Washington, Estados Unidos, donde dijo: "no son una democracia, pero se meten en tu democracia" y que si el gigante asiático desea mantener las relaciones con la nación centroamericana debe "respetar".

"China es un amigo sincero y confiable de El Salvador, albergando sentimientos amistosos al pueblo salvadoreño. Siempre respetamos el camino de desarrollo definido independientemente por el pueblo de su país y nunca interferiremos en los asuntos internos de otros países. Las donaciones no reembolsables de China a El Salvador forman parte de cooperación sincera sur-sur, no tienen en absoluto condicionamiento político ni procuran recompensa particular", dijo en su discurso la diplomática.

China donó a El Salvador 150 millones de dólares en cooperación y es parte de uno de los 13 acuerdos firmados entre representantes de ambos países, firmado en la apertura de relaciones en agosto pasado.

La ayuda se entregará en un lapso de tres años.

"Las cooperaciones entre China y los países latinoamericanos y caribeños, incluido El Salvador, en base a conceptos de igualdad y beneficios mutuos, respeto recíproco, cooperación y ganancia compartida con su objetivo consistente en desplegar sus propias superioridades y materializar el desarrollo común, se han consolidado como una parte relevante de la cooperación sur-sur", expresó.

La semana pasada, el vocero de la cancillería china, Lu Kang, manifestó: "estamos convencidos de que el presidente electo Nayib Bukele, con su sabiduría y coraje de un gran líder joven, tomará una decisión acertada, en línea con la justicia internacional y la tendencia de esta era histórica".

El portavoz del gobierno salvadoreño, Roberto Lorenzana, que defendió la decisión de El Salvador de establecer relaciones con el gigante asiático, dijo la semana pasada que Bukele está recibiendo órdenes de funcionarios estadounidenses para terminar con las relaciones bilaterales.

Tras disertar en la fundación Heritage, ideología ultraderechista, Bukele fue abordado por la prensa fue muy crítico con China, país con el cual El Salvador abrió relaciones en agosto pasado. “Queremos ser amigos de China, pero China tiene que ser amistosa con nosotros”, declaró Bukele durante la primera jornada de su visita de tres días a Washington. “No me refiero a dinero ni inversión, sino al respeto”.


 

DE INTERÉS

Gobierno de Salvador Sánchez Cerén aplaude trabajo de cubanos en Misión Milagro

La Presidencia de la República extendió un comunicado donde se suma a los agradecimientos…

completo

 

 

HOLA