El Juzgado Cuarto de Instrucción ordenó el martes la detención del capitán Álvaro Saravia Merino, presuntamente responsable del homicidio del arzobispo Monseñor Óscar Arnulfo Romero, el 24 de marzo de 1980.

Sub jefe del grupo parlamentario del FMLN, Schafik Handal.Sub jefe del grupo parlamentario del FMLN, Schafik Handal.


El juez Rigoberto Chicas valoró que existen elementos suficientes para imputar a Saravia, un militar de 78 años, por su participación en la ejecución de Monseñor Romero, mientras oficiaba una misa en la capilla de un hospital para pacientes con cáncer.

El sibjefe del grupo parlamentario del FMLN, Schafik Handal, valoró la decisión del tribunal pero a la vez expresó dudas sobre el posible enjuiciamiento de los culpables, entre ellos los autores intelectuales.

"Que la apertura del caso no sea para hacer un show mediático, para medio mover el agua y después dejarla quieta frente a la canonización de San Romero de América", reaccionó el diputado Handal.

El magnicidio de Monseñor Romero lleva 38 años en la impunidad.

Handal pidió a las autoridades judiciales y fiscales vayan al fondo del caso, "ojalá que esta vez se llegue al fondo y que se pueda llegar no solo a los autores materiales si no a los autores intelectuales, porque no solo estuvo (Roberto) d´Aubuisson implicado, allí hay otros implicados que todavía están vivos", apuntó.

Una agenda inacutada al entonces mayor del Ejército, Roberto d´Aubuisson, reveló algunos nombres que participaron en el plan de asesinato de Monseñor Romero, que habrían apoyado con dinero y armas la operación de magnicidio.

La investigación del crimen de Romero se inició en 1980, pero quedó impune y por un tiempo se conoció de la supuesta participación del capitán Saravia.

Años después, en 1992, la Comisión de la Verdad concluyó sobre el magnicidio de Romero lo siguiente: "Existe plena evidencia de que el ex mayor Roberto D`Aubuisson dio la orden de asesinar al arzobispo y dio instrucciones precisas a miembros de su entorno de seguridad, actuando como escuadrón de la muerte de organizar y supervisar la ejecución del asesinato. Y los capitanes Álvaro Saravia y Eduardo Ávila tuvieron una participación activa en la planificación y conducta del asesinato, así como Fernando Sagrera y Mario Molina.

Handal afirma que miembros de la familia del ahora santo salvadoreño están dispuestos a "perdonar, pero antes es preciso conocer la verdad jurídica".


 

Webp.net gifmaker

 

 

DE INTERÉS

Tercera victoria presidencial del FMLN está en manos del pueblo

La tercera victoria consecutiva del FMLN en la presidencia de la República no depende…

CAMAPAÑA POLVORA

completo

 

 

HOLA