El presidente Salvador Sánchez Cerén lamentó este sábado que el partido Arena negara sus 35 votos para aprobar un crédito de $115 millones de dólares del BID.

Presidente Salvador Sánchez Cerén lamenta que Arena mantenga el bloqueo al desarrollo del país.Presidente Salvador Sánchez Cerén lamenta que Arena mantenga el bloqueo al desarrollo del país.


La negativa del partido Arena deja al país sin la oportunidad de ejecutar "obras estratégicas para el impulso del turismo y mejoras en la conectividad", afirma la presidencia de la República.

El plazo para aprobar el préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) venció el viernes 14 de julio.

De acuerdo con la diputada del FMLN, Lorena Peña, el jefe de fracción de Arena, Alberto Romero, había empeñado su palabra en privado de los diputados de su bancada votarían por el Préstamo, pero a la hora del voto en el Pleno Legislativo, la tarde del pasado jueves no cumplió su compromiso.

Todas las fracciones legislativas votaron a favor, menos el partido de oposición de ultraderecha, que ha evidenciado en reiteradas ocasiones su interés por mantener bloqueadas las finanzas del Estado. La pérdida de este crédito se suma a otros que tampoco contaron con la votación de este grupo político, puntualiza un comunicado de la Presidencia de la República.

El Presidente Salvador Sánchez Cerén lamenta que una vez más la bancada legislativa del partido de oposición, ARENA, se negara a dar sus votos para la ratificación del crédito de $115 millones del BID, que permitiría la ejecución de obras estratégicas para el impulso del turismo y mejoras en la conectividad, el cual venció el 14 de julio.

Se necesitaban 56 votos para la ratificación, pero se lograron únicamente 46. Al bloquear Arena este préstamo, se causa grave afectación al proyecto de mejoramiento de dos tramos de la carretera El Litoral, que forma parte del Corredor Pacífico Mesoamericano, así como otros significativos proyectos dirigidos al desarrollo inclusivo de la franja costero marina.

La pérdida de este crédito genera también los siguientes impactos negativos: Limita las oportunidades de atraer inversionistas privados en el rubro de turismo, ya que sin conectividad adecuada no se tendrían los flujos de visitantes necesarios para hacer rentables los proyectos.

Afecta la ejecución de importantes proyectos turísticos en el largo plazo, como el de Playa Escondida y La Ventana, por un monto de 600 millones de dólares. Por esta acción dejará de realizarse otros proyectos entre 50 y 300 millones de dólares en inversión privada.

Habrá desaprovechamiento de las obras de infraestructura pública contempladas en los programas de “Corredores Productivos” ($40millones) y “Desarrollo Turístico de la Franja Costero Marina” ($25millones), ambos financiados con préstamos del BID.

Las micro, pequeñas y medianas empresas de la franja costera se verán afectadas en su competividad.

Por otro lado, se calcula la pérdida de 14 mil empleos, lo que impactará de forma negativa a la industria turística.

Se reducen las oportunidades de mejorar el desempeño logístico del país y disminuir los costos y tiempo del transporte de carga y de la movilidad de las personas. También se reducen las probabilidades de mejora en los tiempos de tránsito de las mercancías en los puestos fronterizos.


 

 

 

 

DE INTERÉS

Viraje de Arena responde a resultados de las encuestas

El viraje del partido Arena, anunciado por el presidente de ese partido, Mauricio…

MÁS VIDEOS