El 1 de septiembre de 1992 se constituyó como partido político el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, quedando inscrito en enero de 1993. 24 años más tarde se prepara para participar en los comicios legislativos y municipales de marzo 2018 y reafirmar su papel de fuerza de cambio en beneficio del pueblo salvadoreño.

Serán las elecciones número 11 después de la firma de la paz en 1992, sin contar las segundas vueltas de 1994 y 2015, y la separación de elecciones legislativas y municipales de las presidenciales en 2009. Mucho ha cambiado el país desde el inicio de la participación del FMLN en los procesos electorales y la confirmación de que son los partidos políticos los únicos instrumentos de la participación de la ciudadanía para acceder al gobierno, como lo establece el Artículo 85 de la Constitución de nuestro país.

En su corta vida como partido, el FMLN ha experimentado diferentes modalidades de participación ciudadana en la política; en primer lugar, porque representa a quienes en el pasado eran excluidos, es decir, revolucionarios, trabajadores y sectores progresistas de la sociedad salvadoreña; luego, en segundo lugar, por su política de alianzas, que le ha permitido, en distintos momentos, llevar en los ámbitos de representación popular, tanto en lo local, en lo legislativo y lo presidencial, a personas que coinciden con la aspiración de cambio, con justicia social para el pueblo,  sin que tengan o hayan tenido una militancia activa.

También se ha distinguido por su política de coaliciones con otros partidos, y en consecuencia, a demostrar, especialmente en el poder local, que las diferentes fuerzas pueden unirse para lograr cambios en beneficio de la población; desde la política desarrollada en lo local, el FMLN la lucha por la distribución de los tributos, promovió en el ejercicio 1997–2000, la aprobación del 6% de los ingresos tributarios netos para todos los municipios del país, y bajo la primer presidencia, ganada en el 2009, elevó ese porcentaje al 8%.

Desde su ejercicio legislativo, el FMLN se ha caracterizado por asumir el impulso y la defensa de demandas de sectores diversos y de temas que representan un cambio en la institucionalidad del país, tales como la defensa del consumidor, del medio ambiente, de los derechos de las mujeres, de los jóvenes y de la niñez. Se ha opuesto a las privatizaciones, impulsó la lucha contra la corrupción, y fue impulsor de la Ley de Acceso a la Información Pública.

En el inicio de su participación legislativa, promovió la consulta a los sectores para legislar en diferentes temas, así surgió la Ley del Medio Ambiente, se introdujeron figuras participativas en las leyes relativas a la educación, como la participación de niñas, niños, padres, madres y maestros en la dirección de los centros educativos, y promovió además  cambios en la legislación electoral.

Ahora, en un solo acto, celebrado este domingo 25 de junio, con el voto directo de sus miembros activos eligió a 3,08 mujeres y hombres para disputar las elecciones municipales en los 262 municipios, y 168 mujeres y hombres que participaran en las elecciones legislativas. La nueva Ley de Partidos Políticos, de la cual sus diputados y diputadas fueron activos impulsores, establece por primera vez en la historia, que cada partido político debe tener definidas sus candidaturas dos meses antes de la convocatoria a elecciones. Esa convocatoria, según el Calendario aprobado por el Tribunal Supremo Electoral TSE, será el 4 de octubre de 2017.

El FMLN, con la elección de sus candidatos y candidatas, el 25 de junio, se anticipa al anterior plazo, de una manera completa, y queda preparado para entablar coaliciones, si su dirección y otros partidos políticos llegan a acuerdos.

La democracia interna en el FMLN es uno de sus valores, el Estatuto establece por ello la importancia del debate interno, la toma de decisiones, prioritariamente por unanimidad, por consenso o por mayoría, cuando no sea posible lo anterior; establece además la renovación de sus estructuras en al menos 30% cada vez que se renuevan sus organismos; la participación mínima de jóvenes es del 25%, de mujeres un mínimo del 35%, y la no discriminación, por razones de género, edad, religión o condición social.

Sin duda, con este ejercicio de democracia interna, el FMLN se fortalece, se prepara para la batalla electoral, en un momento en el cual la derecha económica  y política, y sus aliados internacionales se lanzan desesperados buscando recobrar lo que el pueblo les negó en 2009 y 2015. Contra la campaña de ellos, de difamación y de descrédito, es el trabajo de base y de campo el camino para mantener el rumbo definido por el pueblo, y para ello este ejercicio interno es fundamental.


 

 

DE INTERÉS

Viraje de Arena responde a resultados de las encuestas

El viraje del partido Arena, anunciado por el presidente de ese partido, Mauricio…

MÁS VIDEOS