El Ministerio de Justicia y Seguridad Pública y la Organización Internacional para las Migraciones (ONU Migración), presentaron esta mañana los resultados del informe final de la Encuesta de violencia contra niños, niñas y adolescentes en El Salvador.


La encuesta fue apoyada técnicamente por la Dirección General de Estadísticas y Censos (DIGESTYC), la cual duró 2 meses, en todo el territorio nacional e incorporó un módulo para analizar la relación entre migración y violencia, cuyos resultados exponen que la niñez que estuvo separada de sus progenitores experimentó niveles más altos de violencia.

“La encuesta tienen datos reveladores, que serán de relevante importancia para las futuras decisiones que se retomen en el combate a la violencia sexual contra las niñas, niños y adolescentes, incluso la violencia física que también sufre este sector”, dijo el Viceministro de Justicia y Seguridad, Raúl López.

Agregó que los resultados de la encuesta revelan que la gran mayoría de los agresores de los niños, que son agredidos físicamente y sexualmente, están dentro del entorno familiar, social y comunitario, de donde el niño, niña o adolescente se desarrolla.

  • Determinó que 19% de las victimas son agredido por su novio o pareja.
  • El 34% es agredido por un amigo o compañero de estudios.
  • El 24% es agredido por un pariente, o amigo cercano dentro del círculo familiar.

“Es decir si sumamos esos tres porcentajes, nos da un nivel de alerta máximo, a que las situaciones de agresiones sexuales en menores de edad, está dentro de su entorno familiar y comunitario, es decir los niños, niñas y adolescentes no son agredidos por desconocidos, sino por personas de su mismo círculo familiar”, denunció López.

Por lo cual, manifestó que la violencia sexual ocurre en el mismo núcleo familiar, detalló que un 70% de las mujeres son abusadas sexualmente en el entorno familiar mientras que los hombres con un 56%, en otros lugares los casos de violencia se reportan con un 31% hacia la mujer y un 49 % para el hombre.

Además, expresó que el 73% de los niños, niñas y adolescentes junto a los padres, guardan silencio cuando sus hijos son víctimas de violencia física y sexual.

La encuesta determina que los jóvenes en su primera experiencia de relación sexual son físicamente forzados, La mayoría de casos ocurre ante los 13 años.