Autoridades de la Dirección General de Centros Penales (DGCP), junto a autoridades de la oficina de las Naciones Unidas contra la droga y delitos de El Salvador y la Universidad de las Asambleas de Dios, firmaron un convenio para educación universitaria en los Centros Penales.


La DGCP, la oficina de las Naciones Unidas y la Universidad de las Asambleas de Dios firmaron esta mañana un convenio denominado: “Una segunda oportunidad en la vida”: fomento de la rehabilitación y la integración social de los reclusos.

El objetivo del proyecto es apoyar la implementación de la educación superior, a través de diferentes modalidades de entrega (presenciales, semi presenciales o virtuales), para fomentar el desarrollo académico y técnico de la población privada de libertad.

Director General de la DGCP, Marco Tulio Lima informó que son 297 personas inscritas de los penales de Apanteos, Ilopango y La Esperanza con una inversión de $150 mil dólares provenientes del Estado de Qatar y con el apoyo de la Universidad de las Asambleas de Dios.

“Existe una cantidad significativa de bachilleres interesados en los estudios superiores, hemos iniciado con la licenciatura de administración de empresas, un proyecto pionero, que ha medida se vaya fortaleciendo la calidad educativa, vamos a ampliar la oferta académica y otras universidades”, dijo Lima.

Manifestó que actualmente hay 41 estudiantes universitarios en el Centro Penal de Apanteos, 29 en el Centro Penal de Ilopango y 157 en el Penal la Esperanza.

La iniciativa se plantea bajo el Programa Global para la Implementación de la Oficina de las Naciones contra la droga y el delito, proyecto de El Salvador, el cual bridará el apoyo para la compra del equipo técnico de acuerdo a los requisitos del Ministerio de Educación.