El Gobierno de El Salvador lamentó la devastación de gran parte de la catedral parisina de Notre Dame, como consecuencia de un incendio, siniestro que ha causado conmoción a nivel mundial
 
 

En un comunicado emitido por la cancillería salvadoreña, el gobierno centroamericano "lamenta profundamente la incalculable pérdida causada por el incendio ocurrido en la histórica Catedral de Notre Dame, en la ciudad de París".
 
"El Salvador expresa su solidaridad al pueblo y Gobierno francés, ante este siniestro que ha dañado uno de los más grandes patrimonios arquitectónicos y culturales de la humanidad", agrega la nota diplomática.
 
Los bomberos declararon el martes que triunfaron en una batalla de más de 12 horas para extinguir un infierno que devoraba la emblemática catedral de Notre Dame de París, un incendio que destruyó su aguja y parte de su techo, pero que no afectó a sus campanarios ni a la llamada Corona de Cristo.
 
Lo que quedó en pie fue una estructura ennegrecida del monumento inmortalizado por Víctor Hugo en su novela de 1831 "Nuestra Señora de París", un inmueble que ha sobrevivido a casi 900 años de la tumultuosa historia de Francia, pero que fue asolado por el fuego en medio de las obras de renovación al comienzo de la Semana Santa.
 
Los emblemáticos campanarios del templo parecían intactos y según las autoridades también sobrevivió casi intacto el órgano de 8.000 tubos, junto con otras reliquias, gracias a que los bomberos rápidamente implementaron un plan establecido para salvar varios de sus obras del patrimonio cultural.
 
El vicealcalde de París, Emmanuel Gregoire, expresó "el enorme alivio" de las autoridades ante el buen estado de varias de las reliquias, como la Corona de Cristo, que fueron trasladadas a "una ubicación secreta" después del incendio.
 
También quedaron a salvo varias estatuas, que hace pocos días fueron sacadas del lugar para obras de restauración.
 
Al amanecer del martes, se veían numerosos arquitectos y expertos examinando las dos torres que alojan las campanas, de unos 69 metros de altura.
 
"El incendio está totalmente apagado" y los servicios de emergencia están "estudiando el movimiento de las estructuras y extinguiendo los residuos humeantes", explicó Gabriel Plus, portavoz de los bomberos de la capital francesa.