Los ataques a la cooperación médica de Cuba en El Salvador fueron criticados por los sectores más vulnerables de este país, beneficiados con la atención oftalmológica solidaria.
 
 

'Revísense el corazón', instó a la Junta de Vigilancia para la Profesión Médica uno de los pacientes que no pudo ser atendido este lunes en el Centro Oftalmológico donde atienden los cubanos desde 2015, en San Vicente.
 
Junto a decenas de personas que tenían consulta o estaban listos para ser operados, el paciente exhortó a los miembros de la polémica Junta a 'buscar en sus conciencias y pensar en los salvadoreños'.
 
Dicha entidad retrasó los permisos solicitados en tiempo para que los especialistas cubanos cumplieran con su plan de consultas y cirugías de cataratas, pterigio y retinopatías en el hospital Santa Gertrudis.
 
'Gracias al programa y a los médicos cubanos, que han venido a hacer el bien', señala el paciente en un video compartido en redes sociales por el Ministerio salvadoreño de Salud Pública.
 
Desde el comienzo de la cooperación oftalmológica en Cuba los expertos de la isla realizaron gratuitamente casi 141 mil consultas y unas 23 mil operaciones, imposibles de costear por gran parte de la población.
 
El lunes 15, Los movimientos sociales y de solidaridad en El Salvador convocaron a defender el programa de cooperación médica de Cuba, atacado para favorecer a la práctica privada.
 
'Ha llegado la hora de tomarnos las calles y movilizarnos masivamente contra la Junta de Vigilancia de la Profesión Médica, en defensa del programa humanitario y solidario Misión Milagro', reza una nota recién divulgada.
 
En dicho texto, la Red de Solidaridad Operación-Misión Milagro El Salvador condenó las trabas de la mencionada Junta a los permisos gestionados por el gobierno para la labor humanitaria de los cubanos.
 
El grupo reveló que desde el pasado 18 de diciembre el Ministerio de Salud tramitó la solicitud de autorización a la mencionada Junta, que a diferencia de años anteriores ahora exige originales en lugar de apostillas.
 
'Una paralización de la participación médica cubana afectaría directamente al pueblo salvadoreño', alerta el comunicado, que califica de espuria la denuncia contra los galenos cubanos ante la Fiscalía General de la República.
 
En consecuencia, la Red emplazó a la Junta a cumplir su trabajo 'sin ningún sesgo ideológico, interés político o económico, más si sus decisiones afectan directamente al pueblo al que deberían servir'.
 
El cese de la cooperación cubana afectaría directamente a quienes no pueden pagar los casi mil dólares por ojo que cuestan estos procedimientos en la práctica privada, denunciaron movimientos sociales de este país.
 
Antes de la inauguración del proyecto de cooperación oftalmológica en El Salvador apenas se realizaban 175 cirugías anuales de cataratas, pterigion y retinopatías y ahora alcanzan las siete mil 500 al año.