En respuesta al incremento de casos de Sarampión confirmados por la Organización Mundial de Salud (OMS), a nivel internacional, y el riesgo de su introducción al país, el Ministerio de Salud (MINSAL) ha intensificado la vigilancia epidemiológica.


El MINSAL, en un comunicado, informó que ha intensificado la vigilancia epidemiológica debido al brote del sarampión confirmados por la OMS, en otros países del mundo.

En 1998 se registró en El Salvador el último caso autóctono y, en el 2001, el último caso importado. En ese sentido, el país mantiene coberturas útiles de vacunación, para evitar la introducción de esa enfermedad en territorio salvadoreño.

A través de la vigilancia epidemiológica se detectó el rumor de un caso sospechoso de sarampión, en una salvadoreña residente actualmente en un país de Europa, donde hay circulación del virus y que visitó recientemente El Salvador; el caso en referencia presentó síntomas compatibles con la enfermedad durante el retorno.

El sarampión presenta manifestaciones clínicas como fiebre alta, tos, conjuntivitis y exantema (manchas en las piel), la persona puede contagiar a otras por contacto directo, gotitas de secreción nasales, o al toser.

Detallaron que a pesar de que a persona no se infectó, ni desarrolló síntomas en El Salvador, sin embargo estuvo dos días durante el periodo de contagio. Se ha activado el plan nacional ante un posible caso de sarampión para implementar medidas de prevención y control para evitar casos secundarios.