El ex presidente Mauricio Funes, con estatus de asilo político concedido por el Gobierno de Nicaragua, acusó a la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de violar su derecho a la defensa, al avalar la solicitud de extradición a Nicaragua.

Mauricio Funes, ex presidente de El Salvador.Mauricio Funes, ex presidente de El Salvador.


"La resolución de la CSJ sobre mi extradición, aunque irrelevante porque quién decide es el gobierno de Nicaragua, viola mi derecho a la defensa ¿Cómo pueden tomar una decisión sin tener presentes mis argumentos y las razones por las que considero que soy objeto de una persecución?, escribió en sus redes sociales el ex mandatario salvadoreño.

Funes juzgó que "era previsible" el suplicatorio de extradición del supremo salvadoreño al Gobierno del presidente Daniel Ortega, debido a que las instancias judiciales y el ministerio público están controlados por la derecha que lo quiere ver preso, por haber denunciado al ex presidente Francisco Flores de haberse apropiado de ayuda humanitaria del Gobierno de Taiwán.

"Como dije antes: la decisión de la CSJ era previsible. La FGR controlada por la derecha pide la extradición. El Juez Sidney que responde a la derecha tramita la extradición.Y la CSJ controlada por la derecha aprueba mi extradición. Todos son eslabones de una cadena de persecución", apuntó Funes.

"Si mis detractores de la derecha, entre los que incluyo a Nayib y sus seguidores, creen que se han agenciado una victoria con el suplicatorio de la CSJ sobre mi extradición, pasan por alto que la decisión es del Presidente Ortega y no de las autoridades judiciales salvadoreñas", continuó escribiendo Funes en su cuenta en Twitter.

Los 15 magistrados de la CSJ acordaron por unanimidad que se solicite a Nicaragua la extradición de Funes para que enfrente cuatro procesos penales, por acusaciones de la fiscalía bajo el mandato de Douglas Meléndez.