Bajo el ministerio del Papa Francisco El Salvador vivió uno de los sucesos más importantes para su comunidad católica: la canonización del arzobispo Monseñor Óscar Arnulfo Romero, elevado a los altares el pasado mes de octubre de 2018.

Presidente Salvador Sánchez Cerén (izquierda) y Primera Dama Margarita Villalta de Sánchez.Presidente Salvador Sánchez Cerén (izquierda) y Primera Dama Margarita Villalta de Sánchez.


El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén asistió hoy, junto a la primera dama, Margarita Villalta de Sanchez, a la misa solemne oficiada en Catedral Metropolitana con motivo del sexto año de pontificado del Papa Francisco.

También acudieron a la eucaristía el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Armando Pineda, ministros y secretarios de gobierno y representantes del cuerpo diplomático acreditado en el país.

La ceremonia litúrgica fue presidida por el Nuncio Apostólico de El Salvador, Monseñor Santo Rocco Gangemi y concelebrada por los Obispos de la Conferencia Episcopal de El Salvador y sacerdotes.

En la homilía el Nuncio Apostólico manifestó que “han sido seis años extraordinarios para la vida de la iglesia”, el magisterio de su Santidad el Papa Francisco, y agradeció el amor y respeto que la feligresía ha mostrado por el sumo pontífice.

“El Papa Francisco es un verdadero regalo de Dios para el mundo, siempre cercano al pueblo de Dios y abierto a todas las clases sociales sin excepción. Con sus forma de ser ha despertado grandes expectativas y esperanzas en hombres y mujeres de los pueblos y naciones”, expresó Monseñor Santo Rocco Gangemi.

Aseguró que el trabajo pastoral de Francisco sigue adelante, y pide una iglesia misionera con las puertas abiertas para anunciarles a todos la “alegría del Evangelio”.

“Su magisterio rico y luminoso, su sí del compromiso de elevarle integro a la vida pastoral, el señor conceda vida, salud y fortaleza al Papa Francisco”, manifestó.