China rechazó declaraciones recientes del presidente electo de El Salvador en Estados Unidos, acerca de que el gigante asiático desarrolla una política intervencionista en asuntos internos de otros países.

 

  Lu Kang, vocero de la Cancillería de China. Lu Kang, vocero de la Cancillería de China.

 


El portavoz de la cancillería china, Lu Kang, respondió: "China nunca busca intervenciones en asuntos internos de otros países sino siempre abre y desarrolla relaciones diplomáticas con todos los países, tal como el caso de El Salvador, adhiriéndose a los principios de respeto mutuo, trato igualitario, beneficio recíproco y desarrollo compartido”.

"Ellos (China) no son una democracia, pero se entrometen en tu democracia. Queremos ser amigos con China, pero queremos que China sea amigable con nosotros. No nos referimos a dinero o inversión, pero sí a respeto", dijo Nayib Bukele a la prensa sobre el futuro de la relación diiplomática de El Salvador y China.

"Si no nos respetan, no podemos tener una relación con ellos (China), aunque sean la segunda economía mundial", prosiguió el nuevo gobernante salvadoreño.

"China nunca ha hecho nada para amenazar o intimidar a otros países", enfatizó al otro lado del mundo el portavoz diplomático de China.

Bukele, de gira por México y Estados Unidos tras su elección en febrero, ha dicho en reiteradas ocasiones que se encuentra evaluando la conveniencia de mantener las relaciones con China, siete meses después de que el actual gobierno salvadoreño decidió establecerlas.

El actual mandatario Salvador Sánchez Cerén decidió en agosto romper relaciones diplomáticas con Taiwán y establecerlas con China, una decisión que fue cuestionada por el gobierno de Donald Trump.

La nación asiática, que donó 150 millones de dólares a El Salvador, exhortó al nuevo mandatario a continuar con las relaciones.

"Estamos convencidos de que el presidente electo Nayib Bukele, con su sabiduría y coraje de un gran líder joven, tomará una decisión acertada, en línea con la justicia internacional y la tendencia de esta era histórica", señaló en un comunicado la sede diplomática china en El Salvador.

"La cooperación entre China y El Salvador no será de ninguna forma una "trampa" de la deuda, sino un "pastel" en beneficio de ambos pueblos. No será una herramienta geolpolítica, sino una oprtunidad para el desarrollo compartido", agregó Lu.