La medida cautelar de mantener vigente el TLC con Taiwán al admitir un amparo por la Sala de lo Constitucional, constituye el preámbulo y provee de argumentos al presidente electo, Nayib Bukele, para romper la relación diplomática con China.


El vocero de Casa Presidencial, Roberto Lorenzana, aseguró que suspender el proceso de denuncia del TLC iniciado por el Ministerio de Relaciones Exteriores, no sólo tiene interés económico sino también un trasfondo político, que será de utilidad del nuevo presidente si decide romper lazos con China.

"Aquí hay otro tipo de interés de carácter político, porque yo creo que este es un proceso (admisión de amparo) que tiene el propósito de coadyuvar en la argumentación que le sirva a la próxima administración para una eventual ruptura de relaciones diplomáticas con la República Popular China", aseguró Lorenzana en la entrevista matutina de canal 21 (Megavisión).

"Aquí hay un propósito de generarle un argumento a la próxima administración de que es conveniente la ruptura de relaciones diplomáticas con República Popular China. Y creo que eso es un error", insistió el vocero presidencial.

El proceso de denuncia (ruptura) del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Taiwán fue legal y el Ministerio de Relaciones Exteriores de El Salvador lo realizó correctamente, afirmó el portavoz del Gobierno, Roberto Lorenzana.

Se refirió al tema luego de que el miércoles la Sala Constitucional de la Corte Suprema ordenó la suspensión "inmediata y provisional" de la ruptura del tratado comercial, al aceptar un recurso de amparo contra el Gobierno presentado por la Asociación Azucarera de El Salvador.