“Es una lástima porque el presidente electo se comprometió en apoyar a los alcaldes y alcaldesas, en subir el 2% y me llama la atención de que hoy dé un paso atrás con su promesa de campaña”, aseguro Mario Meléndez, alcalde de Panchimalco.

Alcalde de Panchimalco, Mario Meléndez.Alcalde de Panchimalco, Mario Meléndez.


El alcalde de Panchimalco, Mario Meléndez, cuestionó la doble moral del presidente lecto, Nayib Bukele, quien en épocas de campaña se comprometió en subir el 2% del Fondo para el Desarrollo Económico y Social de los Municipios (FODES), sin embargo, hoy se retrata de su promesa de campaña.

“Es una lástima porque el presidente electo se comprometió en apoyar a los alcaldes y alcaldesas, en subir el 2% y me llama la atención de que hoy dé un paso atrás con su promesa de campaña”, expresó Meléndez.

El alcalde dijo que el incremento del FODES traerá mayores beneficiados para la gente, quienes serán los beneficiados a través de diversos proyectos.

“No son recursos para las alcaldías, son recursos para proyectos que beneficiaran a la gente. Si nosotros tenemos recursos podemos hacer más proyectos, si tenemos recursos podemos resolverla la problemática a la gente, podemos avanzar en la parte del desarrollo sostenible y humano”, dijo Meléndez.

El grupo parlamentario del FMLN acompaño la semana pasada la iniciativa de la Corporación de Municipalidades de la República de El Salvador (COMURES), la cual busca se reforme la Ley de Creación del Fondo para el Desarrollo Económico y Social de los Municipios (FODES), para que se incremente del 8% al 10% dicho fondo.

La propuesta de Anteproyecto de Reforma a la Ley de Creación del Fondo para el Desarrollo Económico y Social de los Municipios (FODES), en su Art. 1, plantea que se permite un incremento del 2% a este Fondo, es decir del 8% al 10 %, de los ingresos corrientes del Presupuesto del Estado a partir del mes de abril de 2019 o la fecha que la Asamblea Legislativa considere factible.

El proyecto fue presentado manteniendo el 25% del monto que representa el 8% de ingresos corrientes, para gastos de funcionamiento y el 75 % para inversión; y el fondo del incremento complementario al 10%, es decir el 2% de ingresos corrientes del Presupuesto General de la Nación, todo para inversión.