La obra, con capacidad para 2,592 espacios, tendrá una inversión de $ 14,180,655.25 con fondos provenientes del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), tiene un avance del 51%.


El Vicepresidente de la República, Oscar Ortiz, junto al Director General de Centros Penales, Marco Tulio Lima, realizaron el recorrido en la Segunda Fase del Centro Penal La Esperanza, ubicado en San Luis Mariona, con el objetivo de verificar avances en la obra de construcción de la infraestructura.

La obra con capacidad para 2,592 espacios tendrá una inversión de $ 14,180,655.25 con fondos provenientes del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), tiene un avance del 51%.

“Hemos roto los niveles de hacinamiento en el sistema penal con un modelo rehabilitante y mayor control. En este penal La Esperanza habilitamos 2,600 espacios más para privados de libertad, con una inversión de $14.1 millones de dólares y generamos 470 empleos”, expresó el vicepresidente.

“En el 2014 encontramos un sistema penitenciario sólo con 9 mil espacios para privados de libertad, 400% de hacinamiento, con actividad criminal, sin control y sin tareas productivas. Hoy lo vamos a dejar moderno, controlado y productivo”, añadió Ortiz.

La segunda Fase del Centro Penal La Esperanza se suma a las obras en infraestructura que se están ejecutando en el sistema para el fortalecimiento de la Reforma Penitenciaria, con el objetivo de contribuir a reducir el hacinamiento carcelario en un 136%; logrando uno de los niveles más bajos en Latinoamérica.

En este sentido las autoridades de justicia y seguridad pública tienen proyectado habilitar alrededor de 20 mil espacios con una inversión total de $58,020,501.73.

A la fecha están en funcionamiento las Granjas penitenciarias: en Santa Ana con capacidad para 2 mil internos y Zacatecoluca con más de mil reos, la ampliación del complejo Penitenciario de Izalco, el cual contiene el Centro Penal de Izalco Fase II, Fase III y la Granja Penitenciaria haciendo un total de 4,464 espacios. Recientemente se habilitó, el Centro de Detención de Santa Ana y próximamente el Centro de Detención de Izalco, cada uno con capacidad para 3,060 privados de libertad, entre otras infraestructuras.