El 23 de enero pasado, el Gobierno salvadoreño anunció la construcción de 19,000 espacios en las cárceles del país, que albergan a unos 39,000 reclusos y registraban un hacinamiento del 200 por ciento.

Director de Centros Penales, Marco Tulio Lima.Director de Centros Penales, Marco Tulio Lima.


"A la fecha el hacinamiento carcelario es del 137% en todo el sistema penitenciario, luego de niveles superiores a los 300%. Sin embargo, algunos penales, como San Francisco Gotera, mantienen porcentajes altos de hacinamiento", dijo en una entrevista en canal 10 de televisión el director de Centros Penales, Marco Tulio Lima.

Los centros penales de San Francisco Gotera (Morazán), Chalatenango, Ciudad Barrios (San Miguel), Izalco (Sonsonate) y Quezaltepeque (La Libertad), que albergan mayoritariamente a miembros de pandillas, son los que tienen hacinamiento carcelario cerca del 300% y no así en los otros 19 centros penitenciarios del país, informó el funcionario penitenciario.

Con relación a los reos con detención provisional o procesados, que están en la actualidad en bartolinas de la Policía Nacional Civil, Marco Tulio Lima anunció que en el mes de marzo serán trasladados 1,000 reos y para el mes de mayo otros 1,000, para dejar prácticamente vacías las bartolinas policiales.

En lo que falta de febrero y todo el mes de marzo, habrá nuevos traslados, entre ellos 2,000 privados de libertad hacia el Centro para Detención Menor de Santa Ana y el penal de Mariona, y con estos movimientos se habilitarán espacios en los penales de Usulután, Apanteos (Santa Ana), San Vicente y Mariona.

También en marzo se espera abrir y habilitar el Centro de Detención Menor de Izalco, Sonsonate, con 2,200 espacios hacia donde serán trasladadas mujeres de cárcel de mujeres de Ilopango, y penales mixtos de San Miguel, Sensuntepeque (Cabñas) y de Quezaltepeque, La Libertad.

"A Izalco vamos a llevar cerca de 1,500 mujeres en el mes de marzo y estaríamos dejando al centro penal de Ilopango con 1,200 mujeres", agregó Lima.

De acuerdo a la fuente, la nueva infraestructura forma parte de la reforma penitenciaria que se implementa en El Salvador y de un novedoso sistema que "propicia que los privados de libertad sean entes útiles a la sociedad".

Además, se busca "consolidar un sistema moderno, seguro, rehabilitante y más humano, en el que se prepare a los presos para su reinserción a la sociedad".

El Director de Centros Penales añadió que el Gobierno ha invertido alrededor de 8,5 millones de dólares en la construcción de "infraestructura productiva" en 12 cárceles, donde se imparten más de 91 talleres técnicos y vocacionales.

Los centros penales de El Salvador albergan a 38,000 reos, de los que 28,000 son beneficiados con el programa de rehabilitación "Yo Cambio", que tiene como fin brindar herramientas a estas personas para que logren su reinserción a la sociedad.