Los logros de la reforma de salud iniciada en 2009, en el primer gobierno del FMLN, deben ser cuidados por las autoridades del nuevo Gobierno, dado que han llevado los servicios de salud a la mayoría de la población.

Viceministro de Salud, Eduardo Espinoza.Viceministro de Salud, Eduardo Espinoza.


"Esperamos que el nuevo gobierno continúe mejorando los servicios de salud o, por lo contrario, podríamos enfrentar un retroceso en llevar mejor salud a la población", razonó el viceministro de Políticas de Salud, Eduardo Espinoza.

Espinoza señaló que el nuevo gobierno y las autoridades que designe el presidente electo "haga un balance de la reforma de salud y sus avances e identifique los principales cambios", producidos en el sistema público.

"El nuevo gobierno debe continuar mejorando los servicios de salud o por el contrario se desmonten. Esperamos se retomen los principales elementos de la política de salud y, al menos, se conserven los aspectos más importantes", dijo el viceministro Espinoza en una entrevista en Radio Maya Visión.

Recordó que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) considera la reforma de salud salvadoreña y sus avances como un modelo en América Latina, y esos avances podrían "estar en riesgo".

"El nuevo gobierno cuenta con las bases para continuar por este camino y llevar mejor salud y ojalá no tome decisiones precipitadas que luego los lleve a arrepentirse", insistió Espinoza.

El funcionario indicó que la primera prueba de Bukele será mantener la gratuidad de los servicios de salud.