Técnicos en humedales del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), consultores locales y especialistas de la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA), presentaron los avances de proyectos para la conservación y uso adecuados de las lagunas de Olomega y El Jocotal.


El proyecto, iniciado en 2016, busca desarrollar un marco institucional para garantizar un manejo integral de las lagunas y que sirva como modelo para promover la conservación y el uso adecuado de los humedales en El Salvador.

Control de plantas acuáticas

Las plantas acuáticas invasivas representan un problema mundial en el manejo de humedales. La excesiva presencia de esta vegetación disminuye la concentración de oxígeno en el agua y pone en peligro especies nativas de peces, amenazando a otras especies acuáticas nativas, obstaculizando las actividades de pesca, navegación y turismo.

Buscar alternativas para el control de las plantas acuáticas y el monitoreo de la calidad del agua es uno de los proyectos que el MARN y JICA, para ello hay iniciadas pruebas para verificar si este tipo de planta podría ser utilizada como materia prima para la generación de energía eléctrica.

Educación ambiental

Con el segundo proyecto, dedicado a la educación ambiental, se creó el primer Centro de Educación sobre Humedales Ramsar en el país. Este centro se encuentra ubicado en la laguna El Jocotal, y él se puede encontrar importante información sobre los humedales. Parte de su finalidad es mostrar al visitante nacional y extranjero, pero también transmitir su valor e importancia por los servicios ecosistémicos que ofrece tanto a los pobladores de las comunidades cercanas.

Reducción de riesgos ante desastres

Con miras a disminuir los riesgos de desastres naturales, en el tercer proyecto piloto se ha trabajado en la restauración de 6.5 hectáreas en el Área Natural Protegida (ANP) Las Moritas.

Además de la siembre de árboles, se delimitó el ANP, se realizaron brechas cortafuego y barreras viva con plantas resistentes a las llamas y se limpió la maleza de la zona para prevenir un incendio forestal.

En la zona se han establecido parcelas modelo de sistemas agroforestales y silvopastoriles con la finalidad disminuir la erosión proveniente de tierras de laderas donde se cultivas granos básicos y de áreas para pastoreo, respectivamente. También se elaboraron mapas de zonificación ecológica y uso adecuado del suelo para manejar adecuadamente las áreas circundantes a los humedales.

Por último, se construyó un reservorio de agua para regar los árboles sembrados en el área restaurada y en caso de emergencia para extinguir incendios forestales.

Buenas Prácticas Agrícolas

El último proyecto ha fomentado las Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) en el cultivo de la caña de azúcar mediante capacitaciones y sensibilización enfocadas en la conservación de humedales a productores de El Tránsito y San Miguel.

40 cañicultores inician un programa de implementación de BPA que ayudarán a reducir la quema terrenos, la contaminación por agroquímicos y la pérdida de vida silvestre, entre muchos otros impactos positivos. También se está creando una guía de monitoreo de estas prácticas que podrá ser utilizada a nivel nacional en el cultivo de la caña de azúcar.