La Unidad Ecológica de El Salvador (UNES) pidió al gobernante electo, Nayib Bukele, que garantice la administración y gestión pública del agua "sin intervención de la empresa privada".


"Es fundamental que el presidente electo se ponga del lado de la mayorías y garantice que el agua llegue a los que más la necesitan", dijo Luiz González, integrante de un amplio conglomerado de organizaciones ambientalistas aglutinadas en la UNES.

En la Comisión de Medio Ambiente y Cambio Climático del congreso, dominada por diputados de los partidos de derecha Arena, PCN, PDC y Gana -éste último partido que llevó como candidato presidencial a Bukele-, se niegan a discutir la Ley General de Aguas presentada por el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) en consenso con organizaciones ecologistas; y en cambio discuten la Ley Integral de Agua presentada por la Asociación Nacional de la Empres Privada (ANEP).

González indicó que Bukele "debe trabajar con todos los partidos representados en la Asamblea Legislativa para aprobar la ley de agua que regule de manera adecuada el uso comercial e industrial del recurso hídrico", aún tras ser candidato presidencial de Gana.

El partido con el que Bukele logró la Presidencia del país centroamericano es una de las formaciones de derecha que en junio de 2017 presentaron el anteproyecto Ley de Aguas que contempla la creación de una entidad administradora del agua dirigida por integrantes de la empresa privada.

La propuesta también la respaldas los grupos parlamentarios de Arena, PDC y PCN y han tenido un fuerte rechazo de la Iglesia Católica salvadoreña, las Universidades de El Salvador (UES) y Centroamericana (UCA), el Colectivo Cuidemos la Casa de Todos, Cáritas y la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos.

El único partido que por pasiva y activa ha mostrado su enfático rechazo a la iniciativa de origen privada ha sido el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional.