La tasa de homicidios por 100,000 habitantes se redujo a la mitad en 2018, en comparación con la que el país reportó en 2015, cuando se registraron 103 asesinatos por cada 100,000 personas, una tendencia que la Policía califica como irreversible.


Desde el año 2015 la violencia homicida ha mantenido un comportamiento a la baja hasta llegar a la mitad en 2018, cuando descendió a 51 homicidios por 100,000 personas, explicó el vocero oficial de la PNC, subcomisionado Ángel Ever Manzano, quien atribuyó la caída del delito a la colocación de policías de carrera en la conducción del Gabinete de Seguridad.

Así como a las medidas extraordinarias aprobadas por unanimidad por el Congreso salvadoreño en 2016 y a los golpes sucesivos mediante sendas operaciones a las finanzas, logística y cabezas de las dos grandes pandillas que delinquen en el país, como parte del trabajo operativo y preventivo que la institución policial llevó a cabo.

“El 21 de enero del 2016, por primera vez en 26 años de existencia de la PNC, se colocan a policías de carrera en mandos estratégicos para la lucha anti-delincuencial en puestos claves del Ministerio de Justicia y Seguridad Pública” recordó Manzano.

Ese año el Ejecutivo nombró a oficiales de policía del nivel superior al frente de la cartera de Justicia y Seguridad Pública, Policía y Dirección General de Centros Penales.

“El director de la policía, además, llevó a cabo cambios en las jefaturas de la institución para reorganizarla y comenzar a obtener bajas de los delitos” dijo el subcomisionado Manzano.

Con las medidas estratégicas que se tomaron en abril de 2016 con la implementación de las medidas extraordinarias (ahora permanentes) se puso énfasis, entre otros, en cambios en el sistema penitenciario con los que se logró un claro descenso de los hechos delictivos en el país, subrayó.

Otra de las razones de la baja del homicidio, explicó Manzano, fueron los resultados de operaciones como la Jaque (2016), Tecana (2017) y Libertad (2018) mediante se les propinó “un duro golpe” a las estructuras criminales del país.

“Con la realización de los operativos Jaque, Tecana y Libertad se logra la detención de 689 sujetos acusados de diferentes delitos entre estos, homicidio agravado, muerte de policías, extorsión, tráfico de drogas y otros, además, la incautación de más de 208 vehículos, armas de fuego y miles de dólares producto de actividades ilegales, detlló el oficial.

También, a través de estos operativos se realizaron cerca de 200 allanamientos en casas y negocios propiedad de grupos criminales” detallo el subcomisionado Manzano.

Una cuarta razón principal, enumerada por el oficial, fue “la alta moral” que el personal policial pone en el desarrollo de su trabajo, demostrando que la PNC tiene la capacidad investigativa y de inteligencia para golpear a las estructuras criminales que afectan el desarrollo del país.

“A juzgar por las variables expuestas, la tendencia a la baja es irreversible” apuntó.

En 2015 los homicidios sumaron 6 666, en 2016 descendieron a 5 289, en 2017 continuaron bajando hasta llegar a 3 954 y en 2018 los homicidios sumaron 3 340 “es decir en 2016 los homicidios se redujeron un 20.7 por ciento en relación con la cifra de 2015; en 2017 fue de 25.2 por ciento; y en 2018 fue del 15 por ciento”, destaca un informe presentado a la prensa este lunes.

En lo que se refiere a 2019 Manzano destacó como la PNC logró parar la racha de homicidios que las pandillas impulsaron entre el 9 y el 18 de enero a un promedio de 15 asesinatos al día, que sin embargo en las siguientes dos semanas bajó a 6, y dejó la detención de cerca de 800 pandilleros, entre los que se contaron cabecillas y autores materiales de la muerte de policías, que guardan prisión en el penal de máxima seguridad de Zacatecoluca, La Paz.

El oficial reconoció, finalmente, el apoyo interinstitucional otorgado por el Órgano Legislativo, jueces, Fiscalía, alcaldías y Oenegés, así como el respaldo internacional recibido de Estados Unidos, Colombia, Brasil, Japón, la ONU y la Unión Europea, que permitió alcanzar esta reducción del homicidio.