El Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, participará el jueves 10 de enero en los actos de toma de posesión del Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro.


El gobernante salvadoreño llegó a Caracas, capital de la hermana nación, atendiendo una invitación oficial a la ceremonia, a la cual le acompaña el canciller Carlos Castaneda.

A su llegada, el gobernante saludó al pueblo y gobierno venezolano, y expresó su satisfacción de participar en este evento, que marca un proceso de consolidación de la paz y del fortalecimiento de la democracia en ese país.

“Nos sentimos felices de estar en esta tierra que nos recuerda a nuestro hermano y líder Hugo Chávez, una tierra de lucha permanente y un ejemplo para América Latina y El Caribe”, dijo el mandatario.

Añadió que la toma de posesión es “un día histórico para Venezuela, comienza el proceso de consolidación de la paz, de fortalecimiento de la democracia. Nos sentimos orgullos de estar compartiendo este triunfo del pueblo venezolano”.

“Mi gobierno nunca ha respaldado políticas injerencistas, somos fieles defensores de principios de no intervención  y autodeterminación de los pueblos. El proceso que ha mantenido Venezuela en los últimos años, es un proceso de lucha revolucionaria y lucha por la democracia”, expresó el jefe de Estado.

Aseguró que Venezuela y El Salvador han mantenido una relación muy estrecha y solidaria, la cual espera se fortalezca con su visita a esta nación.

La juramentación del Presidente Nicolás Maduro tendrá lugar este jueves a las 10 a.m., hora de Caracas, en la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia.

Tras la ceremonia, el Presidente Sánchez Cerén, junto a otros líderes del mundo que asisten a la toma de posesión, participará en otro acto en la Universidad Militar Bolivariana de Venezuela.

El Salvador y Venezuela establecieron relaciones diplomáticas el 28 de febrero de 1884.

La solidaridad del pueblo y gobierno de Venezuela tuvo un momento invaluable con la rápida ayuda a El Salvador ante los devastadores terremotos que golpearon a nuestro país en el año 2001.

Actualmente, la relación abarca diversos campos, entre los que se destacan la salud, con la Misión Milagro, mediante la cual miles de salvadoreñas y salvadoreños de bajos recursos han sido curados de enfermedades de los ojos.