El Salvador ha reducido de forma significativa el embarazo en niñas y adolescentes en los últimos tres años, confirmó la directora del CONNA, Zaira Navas, que atribuye la reduccion a la Estrategia Nacional de Educación Integral de la Sexualidad.

Directora del CONNA, Zaira Navas (derecha), en canal 10 de televisión.Directora del CONNA, Zaira Navas (derecha), en canal 10 de televisión.


De la Estrategia señalada por Navas deriva el proyecto de «Protección de niñas y adolescentes ante la violencia sexual, el embarazo y uniones tempranas», lanzado el miércoles por el presidente Salvador Sánchez Cerén.

1,500 embarazos menos en niñas y adolescentes entre los 10 y 19 años registran las autoridades en comparación con el año 2017, detalló la directora del Consejo Nacional de la Niñez y Adolescencia (CONNA) en la entrevista de canal 10 de televisión.

En el año 2017, registraron 19 mil 190 embarazos en niñas y adolescentes entre los 10 y 19 años de edad, sin embargo en la brecha entre niñez y adolescencia (entre 10 y 17 años) los embarazos precoces han venido disminuyendo.

En 2015, se registraron 13 mil 179 embarazos en niñas de 10 a 17 años, cantidad que bajó a 11 mil 198 en 2016 y se redujo aún más en el año 2017 a 9 mil 661 en esos rangos de edad, confirmó Zaira Navas.

Con el proyecto anunciado por el presidente se busca incidir en reducir aún más, pero entre niñas y jóvenes que van de los 10 años a los 19 años de edad.

El nuevo proyecto se aplicará a partir de enero de 2019 y esta fase se procederá a la firma de convenios con los Gobiernos municipales y con los centros escolares que impulsarán el proyecto.

El proyecto será implementado en 10 de los 25 municipios priorizados en la Estrategia Nacional Intersectorial de Prevención del Embarazo en Niñas y en Adolescentes: San Miguel, Jiquilisco, Usulután, Izalco, Acajutla, Ahuachapán, Santa Ana, Colón, Soyapango y San Martín.

«Esta es una acción estratégica que fortalecerá y protegerá la integridad de las niñas y adolescentes de nuestro país», refirió el gobernante, y agregó que con su implementación se disminuirán los índices de violencia sexual contra este sector de la población.

Navas aclaró que "la educación integral de la sexualidad no es promover que tengan relaciones sexuales, sino que las niñas sepan que no pueden ser vulneradas en su sexualidad y así prevenir embarazos a temprana edad".

"En la medida que niñas y adolescentes quedan embarazadas a temprana edad generamos un círculo vicioso de pobreza, porque se les limita a ellas y sus hijos en sus oportunidades", señaló Navas y procisamente se busca superar esta problemática otorgando becas y oportunidades de trabajo a las menores que tienen habilidades, añadió.