Los vínculos entre Cuba y El Salvador experimentan hoy un avance significativo, tras la reciente visita a la isla caribeña del presidente del país centroamericano, Salvador Sánchez Cerén.


Minutos después de arribar a La Habana el martes último, Sánchez Cerén ratificó la postura de su país contra el bloqueo económico, comercial y financiero que mantiene el gobierno de Estados Unidos contra la nación antillana.

Vamos a seguir luchando para que termine el cerco. El bloqueo es una decisión injusta contra el pueblo que no ha permitido que Cuba se desarrolle plenamente, afirmó el mandatario.

Como parte de la visita, el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, recibió su homólogo salvadoreño, con quien analizó el estado de las relaciones bilaterales y la situación en la región.

Anterior a la ceremonia de recibimiento en el Palacio de la Revolución, Sánchez Cerén colocó una ofrenda floral al Héroe Nacional, José Martí, en el memorial que lleva su nombre ubicado en La Habana.

En el contexto de la visita, Cuba y El Salvador concretaron nuevos mecanismos para continuar el fortalecimiento de las relaciones comerciales con la firma del primer protocolo adicional del Acuerdo de Alcance Parcial.

Rubricado por la ministra salvadoreña de Economía, Luz Estrella Rodríguez, y el titular cubano de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, el convenio contempla el perfeccionamiento del tema arancelario y otros mecanismos del intercambio comercial.

Con la extensión del acuerdo marco, vigente desde 2012, ambos países acordaron la incorporación de nuevos productos a la variedad que integra la cartera de exportación con preferencias arancelarias.

La Habana y San Salvador establecieron relaciones bilaterales en 1902 y fueron interrumpidas en 1961 por el gobierno del país centroamericano, influenciado por la campaña de aislamiento político contra la Revolución cubana desarrollada en la Organización de Estados Americanos.

Los nexos quedaron restablecidos en junio de 2009 tras la llegada al poder del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional.

Desde entonces ambas naciones fortalecen la cooperación en áreas como la salud, la educación, la cultura, la agricultura y el medio ambiente.