El Gobierno de El Salvador garantiza la libre circulación de personas, en el marco del respeto a los derechos humanos de los migrantes.


Autoridades migratorias salvadoreñas permitieron el miércoles el ingreso de 415 hondureños a su territorio, quienes forman parte de una segunda caravana de inmigrantes que pretende llegar a Estados Unidos, informó la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME).

Las autoridades salvadoreñas en la frontera El Amatillo, "han seguido los procedimientos normales que estipulan las leyes que regulan el ingreso de personas al territorio nacional, sin discriminar si son o no integrantes de la caravana migratoria de personas originarias de ese país", dijo por su parte la cancillería salvadoreña a través de un comunicado.

El director de Control Migratorio de la DGME, Herberth Hernández, aseguró que dicha institución garantizó "el orden y el cumplimiento de la Ley de Migración", y coordinó "el registro" de los ciudadanos hondureños.

Unas 100 personas se aglomeraron a la altura del Puente Goascorán en la Frontera El Amatillo, al mediodía del miércoles, debido a que se negaban a realizar el registro de control migratorio tal como lo establece la Ley de Migración, este grupo de personas hondureñas intentaban ingresar a El Salvador de forma irregular.

La ley migratoria salvadoreña establece que si una persona no cumple con los requisitos de ingreso o se rehúsa a realizar el control migratorio, las autoridades están en la potestad de denegar su entrada, tal como se registró con ese grupo de 100 migrantes hondureños.

Hasta las 02:30 p.m., Migración había registrado el paso de 661 personas de las cuales 415 pertenecen al grupo de migrantes hondureños con rumbo hacia Estados Unidos, indicó el Director de Control Migratorio, Herbert Hernández.

A los hondureños sin documentación se les advirtió que sin ello no es posible habilitarles la entrada a nuestro territorio, sin menoscabo del debido respeto de los derechos humanos de todas las personas provenientes de Honduras, especialmente de las niñas y los niños.

Los inmigrantes decidieron comenzar el viaje hacia EEUU un día después de que el presidente de ese país, Donald Trump, amenazó con retirar "de inmediato" la ayuda que concede a Honduras si otra caravana de hondureños, unos 3,000 según la ONU, y que cruza Guatemala, no se detienen antes de llegar a ese país.

Trump publicó el martes en su cuenta de Twitter que había informado a "Honduras, Guatemala y El Salvador que si permiten que sus ciudadanos, u otros, viajen a través de sus fronteras y lleguen a Estados Unidos, con la intención de ingresar a nuestro país de manera ilegal, todos los pagos (en cooperación) que se les hagan" serían suspendidos.