La iglesia católica reconoce a 33 religiosos como Doctores de la Iglesia, cuyo título lo designa el Papa o un concilio ecuménico y se otorga oficialmente a ciertos santos, para reconocerlos como eminentes maestros de la fe para los fieles de todos los tiempos.

Vicente Chopin, en canal 10 de televisión.Vicente Chopin, en canal 10 de televisión.


El martirio por odio a la fe sufrido por el futuro santo Oscar Romero, podría elevarlo a la categoría de Doctor de la Iglesia, reveló este miércoles el sacerdote Juan Vicente Chopin, jefe del departamento de Teología de la Universidad Don Bosco.

"Muy pocas personas en la historia del cristianismo tienen esa distinción", aseguró el sacerdote en la entrevista de canal 10, dedicada a la figura del santo salvadoreño.

"Monseñor Romero es el primer obispo mártir del Concilio Vaticano II, es considerado promotor de la justicia social, defensor de los derechos humanos de los pobres y desposeídos, y sería un doctor de los tiempos modernos al arriesgar su vida por el evangelio", detalló Chopin sobre la figura gigante del obispo martirizado por los escuadrones de la mujerte en 1980.

"Defender los derechos humanos, a los pobres y promover la justicia social es propio de Monseñor Romero, y ese legado es reconocido por la iglesia católica, las iglesias evangélicas y el mundo ateo", reveló el sacerdote Chopín.

"La defensa de la dignidad humana -no regida por el credo que uno profesa-, lo llenan de características para ser doctor de la iglesia", reafirmó.

El obispo de Chalatenango, Osvaldo Escobar, es uno de los promotores de esa alta distinción para el primer santo salvadoreño.

Por otro lado, Chopin reveló la existencia de una especie de "cuadernos espirituales" o "escritos personales de Monseñor Romero" y aclaró que no se trata de su diario, además de la existencia de un archivo de su pastoral como sacerdote en San Miguel.

La iglesia católica reconoce entre sus doctores a 33 personas, entre ellos los más emblemáticos son San Agustín, San Ambrosio, San Jerónimo, San Gregorio Magno, Santo Tomás de Aquino, San Atanasio, San Juan Crisóstomo, Francisco de Sales, Juan de la Cruz, Catalina de Siena, Santa Teresa de Jesús, Santo Antonio de Padua y Santa Teresa de Lisieux.