En el marco de la canonización de Monseñor Romero, diferentes organizaciones marcharo en San Salvador para exigir justicia por su asesinato.

Foto VD/ "Marcha por la Justicia" en el caso de Monseñor Romero.Foto VD/ "Marcha por la Justicia" en el caso de Monseñor Romero.


La concertación “Monseñor Óscar Arnulfo Romero”, la Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (FESPAD), Tutela Legal “doctora María Julia Hernández”, la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, Pro- Búsqueda y organizaciones sociales, marcharon este miércoles desde la plaza Salvador del Mundo hacia el Centro Judicial Isidro Menéndez, para pedir justicia en el caso del asesinato del Beato Monseñor Oscar Arnulfo Romero.

José Lazo, de Pro- búsqueda, detalló que hay impunidad jurídica e impunidad moral en el asesinato del Beato Monseñor Oscar Arnulfo Romero. Por lo que exigió al Estado justicia.

“Estamos exigiendo justicia, verdad; su magnicidio es un modelo de la impunidad galopante en este país… Es una vergüenza que el asesinato de Monseñor Romero siga en la impunidad", detalló Lazo.

Por su parte, la PDDH, a través de un escrito, exigió “al señor fiscal General de la Republica, Douglas Meléndez, que desarrolle una investigación seria, eficaz, oportuna y concluyente sobre la ejecución extra judicial de monseñor Romero…No debe poner excusa de falta de presupuesto o falta de personal para impedir la investigación de un crimen de Lesa Humanidad”.

Y agrega: “Al señor juez 4 de instrucción de San Salvador, cumpla con su deber de proteger los derechos de las victimas, impulsando una investigación seria, eficaz y oportuna”.

La Comisión de la Verdad concluyó que el asesinato de monseñor Romero había sido ejecutado por un francotirador. En 2004, una corte de los Estados Unidos declaró civilmente responsable del crimen al capitán Saravia.

Roberto d'Aubuisson, fundador del partido ARENA, ha sido acusado por instituciones como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Comisión de la Verdad de las Naciones Unidas (1992-1993), como responsable del asesinato del Beato Monseñor Oscar Arnulfo Romero, ocurrido el 24 de marzo de 1980 en San Salvador.

El 14 de octubre, treinta y ochos años después de su martirio, la iglesia católica canonizará a Monseñor Romero. La ceremonia se realizará en el Vaticano y será presidida por el papa Francisco.

Las organizaciones sociales plantean que venerar a Romero Santo es pedir justicia para que el asesinato no quede impune. Consideran que aun continua impune la oligárquicas que financiaron los escuadrones de la muerte y que ahora hipócritamente se regocijan por la santificación del obispo que mandaron a matar.

Óscar Arnulfo Romero y Galdámez, fue un sacerdote católico salvadoreño y el cuarto arzobispo metropolitano de San Salvador. Se volvió célebre por su predicación en defensa de los derechos humanos y murió asesinado en el ejercicio de su ministerio pastoral.

Como arzobispo denunció en sus homilías dominicales numerosas violaciones de los derechos humanos y manifestó en público su solidaridad hacia las víctimas de la violencia política de su país, sus frases tenían y siguen teniendo eco en la vida de los salvadoreños. Monseñor decidió estar de lado de los más necesitados, de los oprimidos y convertirse en voz de los sin voz.