El Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, manifestó su alegría por la pronta canonización de Monseñor Óscar Arnulfo Romero, el próximo 14 de octubre, en una ceremonia religiosa a celebrarse en El Vaticano.


“Esta semana que viene deberíamos hacer un compromiso, porque será una semana iluminada por el amor y por la bendición que recibe nuestro país de parte del Papa Francisco, de santificar a monseñor Romero”, dijo el mandatario durante el programa Gobernando con la Gente, realizado en San Pablo Tacachico, La Libertad.

“Tenemos un Santo de América y un Santo de todo el mundo”, expresó con alegría el jefe de Estado.

En su mensaje, aseguró que el beato Romero luchó por la gente humilde, resistiendo todas las adversidades y dio amparo a aquellas personas que eran perseguidas por grupos de poder. 

“Ahora estamos en tiempo de reconciliación. En esta semana especial deberíamos evitar todas aquellas manifestaciones violentas, que nos lleven a ser una familia desunida, a ser una nación desunida”, dijo.

Para el gobernante este mensaje de la iglesia y del Papa Francisco, de canonizar a Monseñor Romero, invita al pueblo salvadoreño a reflexionar en cómo “seguir su obra, seguir adelante para hacer de este país un lugar donde se pueda vivir en tranquilidad y en paz”.