El Presidente Salvador Sánchez Cerén reitera el compromiso de El Salvador por contribuir en la construcción de Estados que velen por el bienestar de los derechos civiles, económicos, sociales y culturales de sus pueblos.

Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén.Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén.


El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, participó este lunes en el acto inaugural del 59 periodo extraordinario de sesiones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CDIH), evento en el que reiteró el compromiso de El Salvador por contribuir en la construcción de Estados que velen por el bienestar de los derechos civiles, económicos, sociales y culturales de sus pueblos.

El presidente también manifestó que en las últimas décadas, el país ha demostrado la fuerte vocación a favor del respeto y la garantía de los derechos humanos y, la firma de los Acuerdos de Paz en 1992, fue una muestra de dicho compromiso.

De igual forma, Informó que, en febrero de este año, se hizo una petición de perdón significativa, por la masacre de “Tenango y Guadalupe”, ocurrida en 1983 y que dejó alrededor de 250 víctimas mortales de la población civil, en Suchitoto, departamento de Cuscatlán.

Puntualizó que, en las políticas públicas, se han plasmado importantes acciones para la reparación y dignificación de la memoria de las víctimas y sus familias, y para contribuir a la reconciliación de la sociedad.

En este sentido, se creó la Comisión Nacional de Búsqueda de niñas y niños desaparecidos durante el conflicto armado interno y, por acuerdo Ejecutivo, la Comisión de Búsqueda de Personas Adultas Desaparecidas en la guerra civil.

Asimismo, informó que desde el 2012 el gobierno ha invertido más de $10 millones de dólares en el Programa de Desarrollo Integral de El Mozote y caseríos aledaños, en el departamento de Morazán, lugar donde se perpetró, durante el conflicto armado, una de las masacres más grandes de la historia del país.

Las medidas que integran este programa responden al cumplimiento de la sentencia emitida por la CIDH, que manda al Estado salvadoreño a implementar acciones de reparación material e inmaterial para los familiares de las víctimas y los sobrevivientes.

“Por ello, el programa está formado por 31 iniciativas de carácter colectivo e individual, de las que 14 son ordenadas por la corte y 17 fueron solicitadas al gobierno por las víctimas”, informó el estadista.

Precisó que también se ha iniciado la primera fase de la construcción de centros escolares y se han efectuado obras de pavimentación de carreteras. Además, están en diseño proyectos de agua y saneamiento para mejorar el acceso a estos servicios a más de mil 300 familias.