La Ministra de Medio Ambiente, Lina Pohl, advirtió a los diputados de la derecha que el agua no puede ser gestionada por el sector privado y explicó a los derechistas el por qué debe ser gestionada por el Estado.

Ministra Lina Phol.Ministra Lina Phol.


La ministra se refirió a la propuesta de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), que discuten los diputados en la Comisión de Medio Ambiente, donde la conformación de la junta directiva del ente rector estaría compuesta por un director nombrado por el Presidente, dos directores nombrados por Comures y dos más nombrados por la ANEP.

“¡Cuidado!, porque la primera idea que quiero transmitirles es que un recurso tan importante como el agua tiene que ser manejado por el Estado y esto no es en detrimento del sector privado. Yo creo en el sector privado porque dinamiza la economía, pero el sector privado tiene intereses privados”, expresó la titular del ramo ambiental.

Parte de las funciones que este ente rector tendría en la gestión del agua está: normar y regular la gestión integral del agua, otorgar permisos de aguas y vertidos; definir el cobro de tasas por el uso y el aprovechamiento de vertidos; definir e implementar programas de conservación y protección del agua; manejar la información hídrica y su planificación.

Hay sectores que utilizan el agua, pero solamente aprovechan el 5% de agua y el resto la regresan a su cuerpo natural y hay otras industrias que la aprovechan en un 80% o 90%, “¿van a cobrar lo mismo a uno y al otro?”, cuestionó la ministra.

Las funciones de este ente rector o autoridad hídrica son muy específicas, porque en él, recaería también la responsabilidad de la elaboración y la implementación de la Política Hídrica, las declaratorias de emergencias; la administración del Registro Público de Recursos Hídricos; la gestión de los recursos financieros (préstamos, cooperaciones técnicas no reembolsables y otras fuentes de financiamiento, así como la resolución de conflictos).

“El agua es un bien común un bien público y un derecho fundamental y el sector privado no tiene dentro de sus tareas y de sus mandatos velar por el bien común”, reiteró Pohl.

Además, les explicó con detalle algunos elementos que no deben quedar fuera de una Ley de Aguas, como por ejemplo: los proyectos que requieren grandes volúmenes de agua (20 litros por segundos), no deben de quedar en decisiones de las direcciones descentralizadas o en los organismos zonales de cuenca.

Los diputados de las distintas fracciones políticas escucharon con atención la intervención de la titular. El diputado Francis Zablah (GANA), reconoció que la ministra “maneja con profesionalismo” el tema hídrico, y reiteró que ha solicitado que se retire de la mesa la propuesta de ley presentada por la ANEP, pues considera que el ente rector debe estar en manos del Estado.

“Usted diputado (Raúl) Beltrán (de PCN) no es un experto en agua, usted diputado (Ricardo) Godoy (de ARENA) no es un experto en agua y ustedes van a legislar sobre el tema agua. Yo no creo que eso esté mal, pero yo no creo que los diputados Beltrán y Godoy deban poner a sus equipos técnicos a decidir cómo debe ser la Ley de Aguas, entonces ¿cuál es la diferencia con los ministros?”, cuestionó la Ministra.

“Creo que no se puede, jamás bajo ninguna circunstancia, dejar una decisión política en manos de técnicos y entiendan bien que con ‘política’, quiero decir las decisiones que vamos a tomar para la ‘polis’ (ciudades). Esa es una responsabilidad que tenemos los ministros y diputados frente a la ciudadanía (…) Aquí estamos hablando de cómo repartir el agua y ¿eso se lo vamos a dejar a un técnico?.