En el foro denominado: "Sustentabilidad Hídrica y Anteproyectos de Ley del Agua", la UCA y el Ministerio de Medio Ambiente (MARN), resaltaron la importancia de reconocer el derecho humano al agua, y detallaron la situación hídrica del país.

 


El balance hídrico del Ministerio de Medio Ambiente estableció que la mayor cantidad de agua se escurre y se pierde. Producto del cambio climático los caudales de los ríos van disminuyendo.

El departamento que más agua consume es Sonsonate, con un 28.7%, “en todo el aprovechamiento (mucho es por el cultivo que se genera en esa zona), la cuenca del río Sensunapán, es el que representa el mayor índice de estrés hídrico”.

Asimismo, en el departamento de San Salvador, por el 59.7% del consumo y la industria, el río Acelhuate está contaminado.

En el año 2010 y 2011, la lluvia rompió todos los niveles de precipitación. En los años 2012, 2013 y 2014, la lluvia fue promedio, “llovió muy fuerte en el año 2014, pero en el mes de julio fue uno de los meses más secos”, se explicó.

En los años 2015 y 2016 fueron años deficitarios, “el año 2016 fue el cuarto año más seco en los más de cuarenta años de registro”.

Dijo que en el país llueve de forma tan intensa que el suelo no es capaz de infiltrar el agua. Se explicó que los ríos varía el caudal de acuerdo al nivel de lluvia de la zona.

Reflejó que en el año 2015-2016 se observó una reducción del caudal de los ríos en plena época lluviosa, “se registró en el río Torola, Morazán, cuyo caudal se redujo en un 90% en promedio”.

En el año 2017 se registró reducciones del 85% en los caudales de los ríos. En el año 2018 la reducción de los ríos ha sido del 74%.

Detalló que en distintas zonas del país, los mantos acuíferos (aguas subterráneas) han disminuido, como en el acuífero de San Miguel que viene en descenso desde el año 2014. Asimismo, en el municipio de Nejapa, donde hay mucha industria, mucha explotación, su acuífero ha disminuido por carencia de lluvia.

En El Salvador llueve aproximadamente 20 millones de metros cúbicos al año en promedio y, ¿cuánta de esta agua estamos utilizando? 2 millones; “cualquier pudiera decir que tenemos agua en abundancia, sin embargo cabe recalcar que la mayor parte de agua disponible no es aprovechable por la contaminación, porque hay zonas donde hay menos aguas que en otras debido a la estacionalidad”.

Para la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA) la visión englobada por el MARN, debe tenerse como contexto para regresar al estudio del anteproyecto Ley General de Aguas, y garantizar el derecho humano y acceso a la misma.


 

 

ANUNCIO FOSALUD

 

 

 

 

 

 

 

completo

 

 

HOLA