Sindicatos de trabajadores marcharon este martes hacia la Asamblea Legislativa, para presentar una pieza de correspondencia en donde solicita desechar el anteproyecto de Ley Integral de Aguas, propuesta por la ANEP y que concede la administración del recurso al sector empresarial de ultraderecha.


Trabajadores aglutinados en la Confederación Sindical de Trabajadores (CSTS), se concentraron para marchar hasta el Congreso de la República y exigir un alto a lo que ellos llaman “privatización del agua”. La protesta se desarrolló en horas de la mañana de este martes y tuvo su punto de partida en las afueras de un centro comercial muy reconocido de San Salvador.

El objetivo de la actividad conformada por cientos de trabajadores fue presentar, al primer Órgano del Estado, un un escrito donde proponen que sea una entidad pública la encargada de regular la gestión del agua.

Santos García, miembro de la Confederación, señaló que se vive una situación alarmante, porque los diputados de derecha (ARENA, PCN; PDC Y GANA), en conjunto con la Asociación de la Empresa privada (ANEP), quieren privatizar el agua. “El pueblo tiene que entender que, de aprobarse una Ley Integral de Aguas propuesta por la voraz empresa privada, esto vendría a repercutir fuertemente en la población, ya que lo que quiere el sector privado es controlar los mantos acuíferos y decidir como se va a utilizar el agua”.

Añadió: “estos diputados de derecha y la ANEP, quieren utilizar el agua no para consumo humano, sino para sus industrias e intereses económicos”.

En este sentido, también explicó que es necesario una Ley que regule adecuadamente el recurso hídrico, pero una Ley que también garantice el derecho al vital liquido por parte de la población.

Esta marcha se suma a las muchas que han realizado movimientos sociales, organizaciones y sociedad civil en general, que dicen “no a la privatización del agua”.

Los trabajadores aseguraron que continuarán defendiendo sus derechos, asimismo, hicieron un llamado a todos los salvadoreños a estar atentos a cualquier intento de privatización por los partidos de derecha y los sectores de poder económico en el país, como lo hicieron en el pasado con las pensiones, la banca y la dolarización.