El ministro de Justicia y Seguridad Pública, Mauricio Landaverde, enumeró tres acciones a implementar para continuar reduciendo los homicidios y el índice delincuencia, abonando así al Plan 10.

Ministro de Justicia Mauricio Ramírez Landaverde.Ministro de Justicia Mauricio Ramírez Landaverde.


“El Plan Diez viene a poner énfasis a distintas áreas de gobierno. Se nos ha requerido incrementar los esfuerzos de mantener la reducción de los homicidios y de otros delitos”, aseguró durante la entrevista de canal 21 de esta mañana.

Dijo que la corporación policial realizará un esfuerzo adicional para redoblar los operativos y trabajo con las comunidades.

A partir de la implantación del Plan 10, “en las últimas semanas se han sostenido reuniones con comunidades del interior del país: Sonsonate, San miguel, San Vicente, oriente, Usulután, paracentral y en el Área metropolitana de San Salvador, en diferentes comunidades en las cuales ha habido importantes avances en la recuperación del tejido social sobre las actividades de seguridad y prevención”, y ser ejemplos en los que aún están asediados por la criminalidad.

Al detectar los lugares donde la inseguridad se va superando, se pondrá más énfasis en aquellas donde aún hay temor de la población, “donde todavía hay avisos, denuncias que los delincuentes se movilizan armados y generan tremor”.

El tercer paso a dar será en el sistema penitenciario. Ramirez Landaverde enumeró algunos de los avances para que el Estado recobre el control de los centros penitenciarios.

“Antes no tenían control del centro penitenciario, era la criminalidad la que se coordinaba y gobernaba, donde se convirtió en el comando y control de la criminalidad”, ahora eso es diferente.

Los programas de rehabilitación penitenciaria han abonado, en cierta media, en eso. Es por ello que esperan expandirla a todos los recintos penitenciarios del país “que el ser humano sea rehabilitado”, expresó.

Cifras

Para el Ministro Landaverde, el Gobierno dio, en el 2016, un giro al tema de seguridad con una importante reducción en el tema de homicidios.

“En aquel momento los índices y tasas eran muy grandes. Éramos considerados como de los países más violentos de la región. A partir del 2016, cada año hemos reducido cerca de 1,300 a 1,400 homicidios por año, ese es un resultado importante”, destacó.

Comparó cómo al finalizar el año 2015 la tasa de homicidios era de 6 mil 657, en el año 2016 se reducen a 5 mil 280 y en 2017 se redujo a 3 mil 954 homicidios.