El hacinamiento carcelario situado arriba del 300% en 2016, inició un descenso sostenido en 2017, al invertir el Gobierno $74 millones de dólares en el sistema penitenciario, con la habiltación de 16,000 nuevos espacios.

Director de Centros Penales, Marco Tulio Lima.Director de Centros Penales, Marco Tulio Lima.


A enero de 2018, el hacinamiento en los penales bajó al 210% y se proyecta para diciembre que la tasa baje al 154% y para el final de la gestión del mandatario Salvador Sánchez Cerén descenderá aún más hasta situarse en 130%, aseguró el director de Centros Penales, Marco Tulio Lima, en la entrevista del lunes en canal 10 de televisión.

A partir de 2016, y con la entrada en vigencia de las medidas extraordinarias en seis centros penales del país, el Gobierno invirtió recursos en la construcción de granjas penitenciarias y centros penales temporales en Izalco (Fase II y Fase III), Mariona y Zatecoluca y el programa Yo Cambio, a cargo del viceministerio de Prevención Social, que redundó en una sensible baja en el hacinamiento.

"La construcción de centros temporales de detención, granjas penitenciarias y el porgrama Yo Cambio con reos en fase de confianza y en semilibertad", han disminuido la tasa de hacinamiento, confirmó el funcionario.

Marco Tulio Lima admitió que antes de la inversión e infraestructura y una serie de cambios en el sistema penal, "el hacinamiento era el principal problema del sistema carcelario", que cambió con la aprobación y aplicación de las medidas extraordinarias en seis centros penales, que les arrebató el control de las cárceles a las estructuras de pandillas.

El director de centros penales dijo que están en fase de construcción otros centros; uno en Santa Ana con 3,000 espacios; otro en La Esperanza con 3,000 espacios más, para sumar 21,000 celdas al finalizar la gestión presidencial actual.

Por otro lado, Lima detalló que en los seis centros penales que alberga a las estructuras de pandillas, el hacinamiento sube al 500% y es donde se aplican las medidas extraordinarias en seguridad.

Estos penales son Zacatecoluca, Ciudad Barrios, San Francisco Gotera, Izalco, Quezaltepeque y Chalatenango.

Para el caso de Izalco, con la fase I el hacinamiento se redujó a 400%; y con la fase II descendió a 300% y en Zacatecoluca bajó a 123%.

Al finalizar el año 2019 se espera habilitar 8,500 espacios más, concluyó el funcionario.

Según cifras oficiales, en la actualidad hay más de 35 mil reos se encuentran distribuidos en 19 penitenciarías.