El vicepresidente Oscar Ortiz, y el embajador de Francia, David Izzo, acompañaron, al titular de la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (ANDA), Marco Fortín, en la sesión extraordinaria de la Junta de Gobierno de ANDA.

Desde la izquierda, Marco, Fortín, presidente de Anda; embajador de Francia, David Izzo; y Oscar Ortiz, Vicepresidente de la República.Desde la izquierda, Marco, Fortín, presidente de Anda; embajador de Francia, David Izzo; y Oscar Ortiz, Vicepresidente de la República.


En esta sesión se evalúa las ofertas de empresas interesadas en ejecutar el proyecto de rehabilitación y modernización de la planta potabilizadora Las Pavas, ubicada en San Pablo Tacachico, departamento de La Libertad.

Este es un nuevo paso para mejorar Las Pavas, la principal planta potabilizadora del país, que produce agua potable para 1.5 millones de habitantes del Gran San Salvador.

“Es un buen momento para empezar este año nuevo con la decisión esperada de la comisión técnica. Todavía no es el fin del proceso ni el inicio del fin de este proceso; pero al menos el fin del inicio (…). Necesitamos un par de semanas para revisar en Francia (…) la empresa que definan después de este proceso. La idea es arrancar rápidamente”, sostuvo el embajador de Francia.

Los trabajos serán financiados gracias a un préstamo del Gobierno de El Salvador con la Dirección de Actividades Institucionales (NATIXIS) de la República Francesa, por €53 millones de euros.

Este préstamo fue otorgado con condiciones financieras muy favorables para el país: una tasa de interés del 0.115% anual a un plazo de 30 años.

ANDA cambiará todos los equipos de bombeo dañados de Las Pavas y el sistema Zona Norte, para aumentar 120,000 metros cúbicos diarios para el Gran San Salvador.

El presidente de la autónoma, Marco Fortín, reconoció el acompañamiento de la embajada de Francia y el gobierno central en el proceso para este importante proyecto.

El préstamo con Francia fue ratificado por la Asamblea Legislativa en diciembre de 2016. Anterior a esto, ANDA realizó medidas paliativas para garantizar el servicio al Gran San Salvador, como la inversión de $4 millones, de fondos propios, para perforar cuatro pozos en el sistema Guluchapa y San Juan Opico.

Además de reemplazar motores, limpiar pozos y colocar válvulas para la sectorización de los sistemas, inyectando más de 590 litros de agua por segundo.

Con los trabajos en licitación y las obras civiles (que serían financiadas por el Banco Centroamericano de Integración Económica, si la Asamblea Legislativa ratifica el préstamo) ANDA garantizaría el agua potable para los próximos 25 años al Área Metropolitana de San Salvador. Además generará más de mil empleos, entre directos e indirectos.

“Esto reafirma un compromiso de nuestro Gobierno, de que el agua sigue siendo un tema de prioridad nacional (…). Esta es una verdadera herencia que se va a dejar. Estas son las cosas de la inversión pública que tienen sentido, que valen la pena, que tienen un enorme impacto, no solo por el beneficio que van a tener miles y miles de familias sino por el tema de la sostenibilidad ambiental y económica”, concluyó el vicepresidente de la República durante su intervención en la sesión.