En el año 2017 se ha invertido cerca de 70 millones de dólares sólo en el Aeropuerto Monseñor Romero y cerca de 300 millones de dólares, desde el inicio del quinquenio.

De izquierda a derecha: Nelson Vanegas, presidente de CEPA, y el vicepresidente de la República, Oscar Ortiz.De izquierda a derecha: Nelson Vanegas, presidente de CEPA, y el vicepresidente de la República, Oscar Ortiz.


El vicepresidente de la República y Comisionado para la Inversión Pública y Privada, Oscar Ortiz, junto al presidente de la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA), Nelson Vanegas, anunciaron la ampliación del Edificio Terminal de Pasajeros (ETP) del Aeropuerto Internacional Monseñor Óscar Arnulfo Romero y Galdámez.

"Estos son los proyectos que valen la pena, nos van a permitir elevar la capacidad de exportaciones, importaciones y turismo”,  y está en la lógica de la apuesta de convertir al país en la plataforma logística de la región, manifestó Ortiz.

El proceso de licitación del proyecto se encuentra abierto y contempla la ampliación de 23,216 metros cuadrados, de los cuales 21,673m² serán destinados a la construcción de las cinco nuevas salas de espera, mientras que los 1,543m² restantes conformarán el área de lobby de bienvenida. Las ofertas para la licitación serán abiertas el 15 de febrero de 2018.

El vicepresidente Ortiz destacó la importancia de este anuncio y la relación con la generación de nuevos empleos, con la ampliación de la terminal de pasajeros del Aeropuerto Monseñor Romero.

“Se está promoviendo, además de la creación de un mejor entorno para fortalecer el sector turismo, y el fortalecimiento de la plataforma aeroportuaria para proyectar a El Salvador como uno de los países más representativos de la región”, agregó.

El principal objetivo de la ampliación del edificio terminal de pasajeros es solventar la creciente demanda que tiene el Aeropuerto Monseñor Romero, que en este 2017 recibirá cerca de 3 millones de pasajeros y que actualmente cuenta con capacidad de atención para 2.1 millones de pasajeros, tras la reciente inauguración de cuatro nuevas salas remotas.

El proyecto estará compuesto por tres niveles: en el primero se ubicarán oficinas de las aerolíneas, oficinas de seguridad, cuartos técnicos, bodegas y demás áreas de apoyo; en el segundo nivel se ubicarán los accesos a las salas de espera, zona de abordaje y zonas comerciales; y el tercer nivel estará destinado a áreas de inspección, áreas de Migración y pasillos de segregación de pasajeros.

En el año 2017 se han invertido cerca de 70 millones de dólares sólo en el Aeropuerto Monseñor Romero, y cerca de 300 millones de dólares, desde el inicio del quinquenio, en toda la plataforma logística del país, que incluye puertos y aeropuertos.  Esta es la inversión más grande que se ha realizado en los últimos años.