Los manifestantes rechazan que el poder se mantenga en manos del Ejército y demandan la instauración de un gobierno civil.


A propósito del golpe de Estado en Sudán, en el que las fuerzas armadas destituyeron al presidente Omar al Bashir, y seguidamente de decretarse un toque de queda por parte del Ejército, la población se mantiene en la calle desafiando la orden y exigiendo que los militares entreguen el poder.

La Asociación de Profesionales Sudaneses (SPA), informó que la demanda actual radica en la entrega del poder a “un gobierno civil de transición”, además de pedir la renuncia del ministro de Defensa y vicepresidente Ahmed Awad Ibn Ouf, quien ejecutó el golpe de Estado.

De acuerdo con un comunicado, la SPA declaró su “posición clara contra el intento de reproducir el régimen de al Bashir (...), no ve otra alternativa que mantener viva la lucha contra el golpe militar”, además de unir esfuerzos “(...) hasta que se liquide el legado de la tiranía y se lleve a sus líderes ante la justicia”.

Desde diciembre del año pasado se han llevado a cabo una serie de protestas contra el gobierno del ahora derrocado al Bashir, cuando el Gobierno aumentó el precio del pan y otros productos básicos, la escasez y una crisis económica se convirtieron en demandas políticas contra al Bashir.

Ahora con el golpe de Estado, los manifestantes rechazan la suspensión de la Constitución, la imposición de un estado de emergencia por tres meses, el toque de queda nocturno y un Consejo militar transitorio que se dispone a gobernar los próximos dos años.


 

DE INTERÉS

Diputados sostienen reunión de cooperación con Congresistas Chinos

Diputados de la Asamblea Legislativa sostuvieron una reunión de amistad con el presidente…

completo

 

 

HOLA