El diálogo ha sido el estilo de gobernar del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, así lo enfatizó durante la conferencia de prensa internacional.

 Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.


Luego de haber perdido, en el año 2015, las elecciones, y haber reconocido los resultados sin decir que hubo fraude como lo hace la oposición en esta pasada elección, la derecha acrecentó una campaña para derrocar su mandato.

En 2016 se entregó la Asamblea Nacional invicta a la oposición, “y ellos, con una  gran mayoría de diputados y diputadas, comenzaron a amenazarme de sustitución, destitución de derrocamiento, enjuiciamiento, marchas, de toma de Caracas, a pesar de todo eso yo siempre dije una sola palabra: el diálogo”, aseguró el presidente Nicolás Maduro a la prensa nacional e internacional.

Recordó que en diciembre de 2016 le quisieron derrocar y dijo: ¡diálogo! En marzo le quisieron derrocar y dijo: ¡diálogo! En junio nuevamente le quisieron derrocar y dijo: ¡diálogo! “sin dejar de trabajar, impulsando la agenda económica bolivariana, cree los comités locales de abastecimiento y producción, impulsando la transmisión, luchando por proteger al pueblo, para que Venezuela hoy goce de una cifra de desempleo récord 5.6%”.

Luego, la oposición condicionó el diálogo si el Papa Francisco llegaba a Venezuela. Maduro viajó a Roma, solicitó hablar con el Papa Francisco, “el Papa me abrió la puerta y le dije: Papa Francisco, deme la bendición. El Papa me regañó y luego me alentó y de ahí me dijo: te voy apoyar y apoyaré a Venezuela por la paz y reconciliación y vino el enviado del Papa, monseñor Paul Richard Gallagher”.

Recordó que en noviembre de 2016 instaló la mesa de diálogo, “la oposición buscó una excusa y se retiró del diálogo”.

Dijo que en este año 2017, Estados Unidos tuvieron un cambio de gobierno y “la oposición enloqueció, pasó del si, al no del diálogo, al derrocamiento. Se lanzaron a la aventura de la violencia, a las guarimba”.

Ahora, se logró dialogar nuevamente. Con la Constitución en la mano se venció a ese ataque voraz de la derecha internacional y nacional: Se instaló la Constituyente.

Al inició intentaron desprestigiarla, pero luego participaron de ella. Hoy, en las elecciones del domingo pasado, a pesar que la ultraderecha dijo que el país haría un referéndum contra Nicolás Maduro, “volvimos a ganar, se equivocaron porque la gente salió a elegir gobernantes, regionales, para resolver los temas de la ciudad, de las calles, avenidas, de los sectores públicos”.

Afirmó que “nuestro pueblo ha dado un mensaje brutal al gobierno imperialista de Donald Trump, a los aliados regionales y a las derecha local; mensaje brutal producto de la conciencia que tiene el pueblo de Venezuela”.


 

 

DE INTERÉS

Acusación en mi contra, de Vanda y de mi hijo Diego es ilegal y arbitraria: Funes

La Cámara Segundo de lo Civil de San Salvador suspendió este lunes la audiencia…