La estrategia del Gobierno de Mauricio Macri en Argentina ha sido alentar la inversión extranjera en la provincia del Neuquén, y desalentar la producción en el resto de las provincias del país. 


La producción de petróleo de los primeros ocho meses de este año en Argentina resultó un 7,7 por ciento inferior a la de igual período de 2016. De mantenerse esta tendencia en el último cuatrimestre, 2017 arrojaría la más baja producción de crudo del país desde el año 1990, lo que representaría la menor producción en 27 años.

El Ministerio de Energía y Minería llevó a la reducción de la actividad petrolera, principalmente en las provincias de Santa Cruz y Chubut, así como en todas las regiones y cuencas del país fuera de las áreas no convencionales de la provincia del Neuquén, en el noroeste de la Patagonia argentina. 

Según el centro de investigación Oetec, el petróleo participa con el 33 por ciento de la matriz energética primaria.

La ley de recuperación de la soberanía petrolera, de abril de 2012, le devolvió el carácter de bien estratégico y de interés nacional a los hidrocarburos (petróleo y gas) y sus derivados, a su producción, su comercialización y abastecimiento.

El cambio de orientación, con la llegada de Mauricio Macri a la presidencia, significó el abandono de esa política y el retorno a la dependencia del crudo importado para el abastecimiento interno. 

La disminución de la producción de petróleo en 2017 representa uno de los puntos más bajos de las últimas tres décadas. Desde los años ochenta, la actividad petrolera no llegaba a niveles tan bajos de extracción en la nación.


 

 

DE INTERÉS

Máximo galardón del FMLN a Hato Hasbún: la medalla Farabundo Martí

Durante la celebración de los 37 años del FMLN, este domingo en la Feria Internacional,…