El terrorista Luis Posada Carriles sigue prófugo de la justicia.El terrorista Luis Posada Carriles sigue prófugo de la justicia.Con una petición de extradición en su contra aún sin cumplimentar, el terrorista de origen cubano, Luis Posada Carriles, cumplió el martes 30 años prófugo de la Penitenciaría General de Venezuela.

Posada Carriles se encontraba recluido en la nación suramericana por su participación intelectual en la voladura de un avión de la aerolínea Cubana de Aviación, el 6 de octubre de 1976 en Barbados, un atentado en el que murieron 73 personas.

Las autoridades venezolanas y las propias confesiones del criminal corroboraron que su fuga fue planificada y promovida desde Miami, Estados Unidos.

El recluso empleó disfraces durante el cambio nocturno de vigilantes y un carnet falsificado, el pelo teñido y bigotes postizos para evadirse de la cárcel el 18 de agosto de 1985.

Luego se refugió y se movió por Honduras, Guatemala y El Salvador, desde donde apoyó las actividades de la contrarrevolución en Nicaragua, entre otras acciones realizadas en la región centroamericana.

El historial del conocido terrorista y agente de la CIA desde 1960, incluye la organización de un intento de asesinato contra el líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro, cuando realizaba en Chile una visita oficial al entonces presidente Salvador Allende.

En 1976 intervino en el asesinato de Orlando Letelier, excanciller chileno de Allende, crimen ocurrido en Washington.

En su calidad de prófugo de las justicia venezolana, el mercenario continuó sus acciones terroristas y aparece como el autor intelectual y organizador de una serie de atentados con bombas contra hoteles de La Habana en 1997.

Estos hechos los reconoció públicamente un año después, en una entrevista al diario estadounidense The New York Times.

Orquestó también un nuevo ataque contra Fidel Castro, esta vez en Panamá, donde el líder cubano se encontraba en noviembre de 2000 para participar en una Cumbre Iberoamericana.

La acción fue frustrada y Posada Carriles detenido junto a Gaspar Eugenio Jiménez, Pedro Remón y Guillermo Novo -todos connotados criminales- por conspirar para asesinar al dignatario cubano.

Luego de un largo proceso penal, los terroristas fueron condenados por el intento de atentado con explosivos contra la vida de Fidel Castro, pero el 26 de agosto de 2004 recibieron el indulto dictado por la presidenta panameña, Mireya Moscoso, en los últimos días de su gobierno.

En 2005 ingresó en Estados Unidos y poco después fue arrestado por problemas migratorios.

Excarcelado bajo fianza el 19 de abril de 2007, Posada Carriles fue liberado en abril de 2011 por un jurado de El Paso, Texas, que ignoró todas las pruebas presentadas y lo declaró inocente de los cargos presentados por el gobierno norteamericano.

Desde entonces, Posada Carriles se encuentra en libertad, luego de ser juzgado sólo por mentiroso y no como asesino, y camina libremente por las calles estadounidenses.