Pese al bloqueo de los diputados de Arena, el país ya tiene Presupuesto para el año 2017.  Con 49 votos, fue aprobado el pasado miércoles 18 de enero del corriente año, con el respaldo de FMLN, GANA, PCN y PDC.

Sin los presupuestos de las empresas autónomas, los ingresos y gastos del Gobierno Central ascienden a $4, 957,831, 280.00. Un presupuesto austero, equilibrado y acorde a las necesidades de la sociedad. La educación, el pago de la deuda, la salud y la seguridad llevan, en su orden, los montos mayores. Dentro de la deuda a pagar (914. 8 millones de dólares), el 76% corresponde a compromisos que heredaron los gobiernos de Arena.

Más de dos mil millones estarán destinados al gasto social y más de 400 millones para apoyo al desarrollo económico; más de 900 millones están destinados para inversión. Impedir su aprobación era sacrificar la inversión en obras y procesos importantes que  beneficiaran al pueblo, tales como la apertura del nuevo Hospital de la Unión, el desarrollo turístico en La Libertad y Usulután, el equipamiento de hospitales, la aplicación de escalafón a 27,000 trabajadores y trabajadoras del  sector salud, entre otros.

En el 2009, se recibió el gobierno con 366 establecimientos de salud. El presupuesto hoy, en 2017 cubre más de 800 establecimientos –de salud- para atender las necesidades de la población.  Sostener los cambios en el desarrollo social requiere que los presupuestos estén aprobados en tiempo, y esto es lo que la mezquindad de Arena deja al desnudo, cuando centra su cuestionamiento en temas de salud y educación, buscando opacar cada uno de los logros obtenidos, y tratando de hacer olvidar la estafa al pagar por un hospital de maternidad que no hicieron o por un  Boulevard (Diego de Olguín) que dejaron a medias.

Las mejoras de los servicios les ofenden, las mejoras en los indicadores de salud buscan opacarlos a fuerza de gritos que los medios masivos de comunicación repiten. Pero eso no puede ocultar la realidad, y es que la población con mayores necesidades y abandonada durante los gobiernos de Arena cuenta hoy con servicios de salud, educación, con nuevos caminos y oportunidades que jamás la derecha arenera  quiso asegurarle.

El presupuesto es un mecanismo de redistribución, en la medida que un gobierno piense en lo social y en la gente como prioridad, y esto es lo que ocurre desde 2009, justamente desde entonces los diputados de arena no han votado  por ninguno de los presupuestos.

El Presupuesto 2017 redistribuyó más de 22 millones de dólares. Las instituciones favorecidas fueron la Procuraduría General de La República, la Fiscalía General de la República, los Ministerios de Gobernación, Agricultura, INDES, INJUVE y una serie de organizaciones no gubernamentales que prestan  servicios a la población en materia educativa, salud y cultura, entre otros.

El presupuesto asegura además de la inversión pública, los subsidios a la energía eléctrica a través de los ingresos de CEL para cerca de un millón de hogares que consumen hasta 100 KW, el subsidio al transporte público, en el que se moviliza el 90% de la población, el subsidio al agua potable para más del 70% de la población que recibe cobros subsidiados, el subsidio al gas propano, etc. Además, el pago a las remuneraciones de los empleados, entre ellos, las modificaciones salariales a policías y maestros.

El acuerdo de aprobar el presupuesto tuvo a la base escuchar propuestas racionales que estaban en el marco de las competencias de la Asamblea, como fueron aumentar a seis millones el fondo con el cual se iniciará la aplicación de la Ley de Veteranos de la Fuerza Armada y de ex combatientes del FMLN; se aumentó de 10 a 15 millones la aplicación del escalafón de salud, lo que permite favorecer al 93% de los trabajadores del sector y dejar establecidos el reconocimiento de seguir buscando recursos para pensiones.

La mezquindad de Arena se evidencia con la propia confesión de sus dirigentes, al admitir que su bloqueo tiene interés electoral, por eso  es un gran logro de país el haber aprobado el presupuesto a pesar de sus amenazas de acudir a demandar su inconstitucionalidad. El presupuesto es para beneficio del país y no para satisfacer caprichos e intereses electorales de un partido, es la más clara realidad y no mentira como lo califican sus detractores.

Asegura recursos para todos, incluyendo a los diputados que le niegan su apoyo y a los gobiernos locales gobernados por ellos.

Es una buena noticia entender que el país camina a pesar de los bloqueos de la derecha arenera y que las Instituciones podrán desarrollar sus actividades en beneficio de la población salvadoreña.


DE INTERÉS

Pobreza en 2016 disminuye en comparación a 2015

Estas mejorías serían generadas por mayores condiciones de vivienda y salud, servicios…

 

 

ANUNCIO

 

 

MÁS VIDEOS