Los peregrinos asistieron la mañana de este viernes a la misa de salida en la cripta de Catedral Metropolitana, oficiada por el arzobispo José Luis Escobar, acompañado del cardenal Gregorio Rosa Chávez.


Los peregrinos asistieron la mañana de este viernes a la misa de salida en la cripta de Catedral Metropolitana, oficiada por el arzobispo José Luis Escobar, acompañado del cardenal Gregorio Rosa Chávez y a las 6:00 am iniciaron su caminata de tres días hacia Ciudad Barrios, cuna del beato Romero.

La peregrinación avanza en un ambiente de alegría y también en momentos de reflexión, y ha superado las expectativas de las autoridades de la Iglesia Católica. La caminata la encabeza el Cardenal Gregorio Rosa Chávez.

“Creo que la historia se parte en dos ahora en el país, una noche de tinieblas tan larga, ahora viene una historia de luz, poco a poco ya el sol va a ir iluminando el país, lo necesitamos, lo queremos, lo pedimos y lo vamos a conseguir entre todos”, expresó el Cardenal.

"Hay un terremoto espiritual... hay mucha gente caminando para pdeir perdón por ofensas a Monseñor Romero silenciosamente", reveló el jerarca católico.

"Estamos sorprendidos por la respuesta del pueblo, maravillados, este es uno de los días grandes de El Salvador... la gente quiere cambio", fueron sus primeras palabras en la cripta del Beato, minutos antes de iniciar la caminata.

"Creo que habrá un antes y un después en la vida de este pueblo que tanto sufre", agregó.

También Rosa Chávez invitó a los detractores de Monseñor Romero "a desintoxicarse de tanto veneno que se le metió en el corazón".

La jornada del primer día tendrá un receso en la ciudad de Cojutepeque para almorzar y se espera que cerca de las 5 de la tarde ocurra el recibimiento de los peregrinos en San Rafael Cedros y la entrega de la peregrinación a la diócesis de San Vicente.

De allí serán trasladados a Apastepeque, San Vicente, donde habrá misa, cena y descansarán para la segunda jornada del sábado 12.

Monseñor Romero fue asesinado el 24 de marzo de 1980 por un francotirador desconocido, mientras oficiaba una misa en la capilla del hospital de cáncer, La Divina Providencia, en San Salvador.

Un informe de la Comisión de la Verdad de Naciones Unidas, que investigó las violaciones de derechos humanos durante la guerra salvadoreña (1980-1992), determinó que el ex mayor del Ejército y fundador del partido de derecha Alianza Republicana Nacionalista (Arena), Roberto D'Aubuisson, dio la orden de asesinar a monseñor Romero.