El presidente Salvador Sánchez Cerén ratificó el sábado a la educación como un derecho humano, que fomenta la cultura de paz y hace de El Salvador un país más seguro, productivo e inclusivo.

En su espacio sabatino Casa Abierta, el mandatario destacó el programa Educación Flexible y las posibilidades de reinserción escolar para adolescentes y jóvenes que tuvieron que abandonar los estudios por alguna razón, y ahora pueden labrarse un futuro.

'Como gobierno garantizamos que los niños y jóvenes tengan educación', dijo Sánchez Cerén, y recordó el legado de Monseñor Oscar Arnulfo Romero, cuya prédica a favor de los pobres y la inclusión social acabó costándole la vida, hace 37 años.

Cientos de niños que dejaron las aulas por embarazo precoz, hogar roto, necesidad de trabajo y otras razones, se benefician con la Educación Flexible, programa financiado con fondos de la Ley de Contribución Especial para la Seguridad Ciudadana y Convivencia.

Esta estrategia se inserta en las medidas extraordinarias para prevenir la violencia, que fortalece la creación de espacios culturales, deportivos y de crecimiento ciudadano, dándole opciones a una juventud antaño empujada a la delincuencia organizada.

Pese al boicot opositor, que considera la inversión social un despilfarro, las políticas del presidente Sánchez Cerén redujeron la violencia drásticamente, al punto que en apenas un año los homicidios bajaron de 22 a ocho diarios.


 

 

 

 fbvd  twvd ytvd 

ANUNCIO

BANNER WEB

 

 

DE INTERÉS

Gobierno podría hacer otro recorte al presupuesto para pagar pensiones

Si el partido Arena sigue negándose a votar para aprobar emisión de bonos, el Gobierno…