El Gobierno de El Salvador, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores, expresó su consternación ante las pérdidas humanas y materiales provocadas por las lluvias e inundaciones en diferentes regiones de la República del Perú.

Extendemos nuestras más sentidas condolencias al pueblo y al Gobierno peruano, así como nuestra solidaridad con las familias que han resultado damnificadas. Hacemos votos para que las regiones afectadas superen prontamente esta situación de emergencia, expresó el gobierno salvadoreño.

Otros mandatarios latinoamericanos también han expresado solidaridad, el mandatario de Bolivia envió una carta a su homólogo peruano Pedro Pablo Kuczynski, en la que ofreció la colaboración necesaria para atender a la población tras este desastre natural debido a las fuertes lluvias.

"El Estado y el pueblo boliviano expresamos a ustedes toda nuestra solidaridad frente al dolor y la pérdida de vidas humanas provocadas por los desastres naturales en diferentes regiones de su Patria", dijo Morales.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, manifestó su apoyo, en nombre del pueblo venezolano, a Perú por las víctimas y ofreció asistencia inmediata para atender la situación.

"Venezuela ofrece a las autoridades peruanas, en el marco de la amistad entre los pueblos, la solidaridad y cooperación internacional, su apoyo y asistencia inmediata para aliviar las penurias de los ciudadanos perjudicados por las lluvias que han azotado a este hermano país", dice el comunicado de la Presidencia de Venezuela.

También la mandataria chilena Michelle Bachelet utilizó su cuenta en Twitter para expresar su solidaridad a Perú "por los temporales que está sufriendo".

Entretanto, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dijo que su nación "está atenta a brindar el apoyo que requiera" Perú.

El fenómeno climático El Niño, que golpea desde hace semanas la costa de Perú, desató su furia sobre Lima dejando este viernes miles de personas aisladas en barrios inundados por el desborde de ríos, carreteras cortadas y amenazando con que la capital se quede sin agua potable.

Las fuertes lluvias, provocadas por el sobrecalentamiento de las aguas del océano Pacífico en el norte de Perú y la ausencia de vientos desde Ecuador, han causado desde enero al menos 65 muertos en todo el país, 72,115 damnificados y 567,551 afectados

Lima y sus 10 millones de habitantes amanecieron sumidos en un caos nunca visto por los aludes de piedras con lodo y la crecida de hasta cinco ríos.

El derrumbe de cerros también bloquearon tramos de la carretera central, la principal vía que conecta el centro del país con Lima, y destrozaron partes de la línea férrea por la que se trasladan los minerales de las minas al puerto del Callao. La minería es el motor de la economía peruana.

"Es una situación difícil, no hay duda, tenemos los recursos" para enfrentarla, dijo el presidente Pedro Pablo Kuczynski, quien adelantó que evalúa declarar el estado de emergencia en más de 15 de los 43 distritos de Lima.