CONPHAS asegura que Sala Constitucional garantiza un bloque de derecha en TSE para preparar condiciones de un fraude electoral.CONPHAS asegura que Sala Constitucional garantiza un bloque de derecha en TSE para preparar condiciones de un fraude electoral.

Con la suspensión de las funciones del magistrado del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Ulises Rivas, la Sala de lo Constitucional pretende garantizar un bloque de derecha dentro del organismo colegiado para preparar las condiciones de un fraude electoral, consideró la Concertación Popular por un País sin Hambre y Seguro (CONPHAS).

“Los magistrados de la Sala de lo Constitucional atentan contra la Constitución de la República, al manipular a favor de grupos oligárquicos de la derecha desestabilizadora, resoluciones que son clara violación a la voluntad del pueblo”, manifestó Marielos de León, de CONPHAS.

En representación de la organización social dijo que los magistrados de la Sala comenten prevaricato al emitir la suspensión de las funciones del magistrado Ulises Rivas, “de forma arbitraria, viciada, parcializada e injusta, con el único fin de garantizar el pleno bloque de la derecha en el TSE, y así preparar las condiciones de fraude electoral en las próximas elecciones y para que regrese el partido Arena al Ejecutivo”.

Es más, aseguró que la magistrada Sonia Clementina Liévano de Lemus, quien sustituirá a Ulises Rivas, tiene vínculos con importante supermercado del país y nexos con la derecha.

Chávez dijo que CONPHAS considera que estos actos y resoluciones de los magistrados de la Sala son "ordenados y planificados por la derecha", y evidencian que siguen un patrón determinado como estrategia desestabilizadora y fraude, y al no emitir resoluciones apegadas a la Constitución de la República, “a lo justo, a las normas jurídicas, y por el contrario emitiendo de manera imperiosa y maliciosa un acto judicial, para anular a todo lo que estorbe al bloque de la derecha compuesta internamente en el Tribunal Supremo Electoral”.

“Exigimos a los cuatro magistrados constitucionalistas, por falta de probidad, imparcialidad, moral, ética y trabajo justo en sus resoluciones, que dejen de ser títeres de Arena, ANEP Y FUSADES, que respeten los procesos democráticos que son decisiones soberanas tomadas por el pueblo”, finalizó.