El Museo Nacional de Antropología, Dr. David J. Guzmán, anunció que para este mes de mayo se exhibirá, como pieza del mes, una vasija monócroma relacionada con el Xipe Tótec.

La vasija está incluida en una serie de objetos que se relacionan al culto al dios prehispánico y que se colocaban como parte de ofrendas en templos dedicados a esta deidad.

 Uno de los hallazgos más importantes relacionados con este tipo de objeto es la del sitio arqueológico de Carranza, en el departamento de San Salvador. Las vasijas, por lo general, estaban decoradas con textura que simulaba piel como pintada con estuco (pigmento a base de polvo de calcio mezclado con otros minerales y extractos de plantas) amarillo —color representativo del dios— y los nudos con los que aseguraban la piel.

El culto a Xipe Totec se originó en la costa pacífica y de allí irradió a otras zonas, tal como lo menciona fray Bernardino de Sahagún, en su libro “Historia general de las cosas de Nueva España”. Dios principal de la festividad denominada Tlacaxipehualiztli, que significa “la acción de desollar hombres”, era representado con un vestido de pellejo humano, el cual era tomado de un cautivo de guerra.

El remanente de este rito se ha resguardado en la costumbre tradicional de la celebración de la Cruz de Mayo, la cual se reviste con flores y frutos cuando las primeras lluvias los han hecho florecer. Esta debe ser elaborada del “palo de jiote”, recordando el cambio de piel por otra, simbolizando la renovación de la vegetación.


 

 

DE INTERÉS

Pobreza en 2016 disminuye en comparación a 2015

Estas mejorías serían generadas por mayores condiciones de vivienda y salud, servicios…

 

 

ANUNCIO

 

 

MÁS VIDEOS