El Ballet Nacional de Cuba realizó una magistral interpretación de los clásicos Giselle, El Corsario y Don Quijote, en una gala histórica en El Salvador, que comenzó con una ovación a la prima ballerina assoluta Alicia Alonso.

El público pagó por ver en acción a primeras figuras de renombre mundial, y el espectáculo lo valió: fabuloso, indescriptible, histórico son algunos adjetivos usados por la prensa para describir este hito en la vida cultural de El Salvador.


'Fue algo hermoso, muchos lloraron', confesó a Prensa Latina la secretaria de Cultura Silvia Regalado, emocionada aún por un espectáculo que impresionó incluso a quienes poco o nada conocen de ballet.

El virtuosismo técnico, la estilizada potencia, el histrionismo sin exagerar caracterizan las presentaciones del Ballet Nacional de Cuba, que este sábado volverá a escena, con su emblemática apropiación de los clásicos universales.
 

DE INTERÉS

REDCO pide se mantenga artículo 30 en Ley de Prevención de la Violencia

Para REDCO, el artículo no representa ninguna amenaza para la libertad de expresión y de…

ANUNCIO

 

 

MÁS VIDEOS