Licenciado Ulises Rivas, Magistrado del Tribunal Supremo Electoral.Licenciado Ulises Rivas, Magistrado del Tribunal Supremo Electoral.Ulises Rivas, magistrado del Tribunal Supremo Electoral (TSE), aseguró en una entrevista a Verdad Digital, que está convencido que los cuatro magistrados de la Sala de lo Constitucional “jurídicamente no tienen la razón, pero tienen el poder para tomar decisiones arbitrarias”.

Por tal razón, acudió a las instancias internacionales para denunciar los atropellos que esta Sala de lo Constitucional ha cometido con 112 funcionarios en el país y solicitar se dicten medidas cautelares por las posibles violaciones irreparables que puedan cometer, en contra del nombramiento a magistrado del TSE del licenciado Rivas.

¿Por qué interpone la demanda contra los Magistrados de la Sala de lo Constitucional?

Ante la demanda interpuesta de inconstitucionalidad número 19-2016, que era en contra del nombramiento de los diez magistrados del TSE pero que extrañamente se admitió sólo en contra de mi persona. A raíz de eso, yo inicié un proceso técnico jurídico y legal para defender mis derechos y de cualquier persona que aspire a una función pública.

Yo estoy convencido que los magistrados de la Sala de lo Constitucional, llámense: Rodolfo, Belarmino, Sídney y Florentín, tienen algunos impedimentos para conocer. Eso puede decir que ellos podrían ser unos jueces no naturales, y parcializarse a la hora de tomar una decisión.

Eso porque en el 2012, en aras de preservar la institucionalidad del país, denuncié ante la Asamblea Legislativa irregularidades en la elección de los magistrados de la generación 2012, por parte de la Asamblea, y luego, en el 2014 ellos conocieron de mi nombramiento.

Quiere decir que ellos tuvieron una relación previa con el objeto de la demanda. Y prueba de ello que existen audios, de mi elección al interior de la CSJ, que se ha hecho público. Dichos audios fueron obtenidos a través del oficial de acceso a la información pública.

Recién se eligió a los magistrados del TSE, se fue, se pidió los audios y ahora que la demanda fue interpuesta en mi contra, esta persona que los solicitó, me los facilitó.

¿A dónde acudió?

El domingo 29 de enero decidí viajar a Washington, Estados Unidos, donde está la sede de la Comisión Interamericana De Derechos Humanos (CIDH). Al llegar, me entrevistaron unos medios de comunicación, interesados por esa persecución política, ese odio político que está sembrando la Sala de lo Constitucional.

Fui. Interpuse, el lunes 30 de enero la comunicación a la CIDH, donde solicito se dicten medidas cautelares por las posibles violaciones irreparables que puedan cometer la Sala de lo Constitucional en contra de mi nombramiento.

Ellos actúan de una forma no imparcial, parcializada. Ya el Tribunal Europeo De Derecho Humanos, el Tribunal Constitucional Español, y la Comisión Interamericana De Derechos Humanos han dicho que los jueces deben ser imparciales y además deberán de parecer imparciales, y cuando se duda de la imparcialidad de un juez, éste se debe de apartar y recusar, esto parecería un juicio justo y juez natural y la imparcialidad de los juzgadores.

Acudí a tanques de pensamiento que tienen incidencia en algún trabajo en el país, como por ejemplo el centro Wilson Center, el octavo tanque de pensamiento a nivel mundial, Oxfam América y con la congresista demócrata Karen Paz, representante de la Florida de la Cámara Baja del Parlamento, quienes se mostraron preocupados por la situación del país, de las serias violaciones que la Sala de lo Constitucional ha hecho contra los derechos humanos de 112 funcionarios públicos destituidos.

Yo temo se haya iniciado una persecución política y la Sala lo está haciendo.

¿Por qué persecución política?

Por la forma de pensar que tenemos todos los salvadoreños. En las democracias representativas, todos los salvadoreños y todas las personas, en una democracia representativa, tienen derecho a pensar, opinar, criticar, pero sí pretenden poner mordaza para que no expresemos lo que sentimos, para que no nos informemos de la realidad, lo que pretenden es aislar.

Entonces, la Sala está atentando contra estos derechos: libertad de expresión, libertad de asociación, de pensamiento, a tener preferencias políticas, a podernos informarnos de las ofertas electorales que nos hacen los candidatos de los distintos partidos políticos. ¿Qué es lo que están haciendo? ¿Una persecución política por la forma de pensar, por querer pensar distinto? No nos pueden obligar a pensar como los cuatros magistrados de la Sala pretende que pensemos. 

¿Cómo se comprueba que no tenía afiliación partidaria al momento de su elección?

El magistrado de la Sala de lo Constitucional, Florentín Meléndez lo dice, que en mi elección, al interior de la CSJ, se constató que yo no tenía afiliación partidaria. Si ellos quieren analizar la imparcialidad con la que este servidor ha estado actuando en el Organismo Colegiado del TSE, tendrán que analizar las resoluciones que se han emitido, y en la mayoría los acuerdos han sido por unanimidad, así se comprueba que la imparcialidad no está en tela de juicio, sino los inventos de la Sala.

Un ciudadano solicitó, vía acceso a la información, los audios de la elección de los dos magistrados propuestos por la CSJ para formar parte del TSE. Los audios y actas son públicas, nosotros estamos jugando con los mismos términos con que juega la Sala, que a nomás tomar una decisión suben el twitter antes que le sean notificadas a las partes.

Hasta este momento no tengo conocimiento se le haya emitido una resolución y además a mí no se me ha notificado del proceso de inconstitucionalidad, se hizo público el 13 de enero, pero a la fecha no se me ha notificado nada


 

 

 

 fbvd  twvd ytvd 

DE INTERÉS

¿Dónde está el dinero de los sobresueldos?

No basta que el presidente del partido Arena, Mauricio Interiano, reconozca que…